Proyectar para el avance

Share Button
Por Darielis Calzada Alarcón (Estudiante) | 23 octubre, 2020 |
0
La minindustria tiene el reto de que no se pierda la fruta en las montañas de Buey Arriba.FOTO/Luis Carlos Palacios

Los municipios en Cuba están conformados como una célula local-territorial desde los inicios del siglo XX. Con el triunfo revolucionario, se estableció una nueva división política administrativa que reafirmó la importancia de tal instancia como unidad básica de los procesos territoriales de desarrollo.

A lo largo de la historia se fue perfeccionando el papel de cada zona, en tanto los dirigentes se han enfocado en el progreso local según sus potencialidades.

El montañoso municipio de Buey Arriba se insertó por primera vez en un Programa de Desarrollo Local nacional (Prodel), en el año 2008, programa que facilitó fondos para financiar proyectos y propició la elaboración de varios planes.

SUEÑOS CUMPLIDOS

Diversos proyectos de colaboración internacional se han consolidado en el municipio.  Francisco Rodríguez Fonseca, coordinador de Prodel, informó al respecto que actualmente una minindustria de frutas y vegetales avanza en la producción, minimizando la pérdida de frutas en las montañas mediante la contratación de cosechas.

“Una segunda fase nos permitirá, adecuando los mecanismos, entregar conservas al Turismo, debido a su alta calidad”.

El municipio también se ha visto beneficiado por una minindustria de materiales de la construcción, con capacidad para producir diariamente tanto losas de piso como de paredes para una vivienda, a pesar de las limitaciones con los áridos, el cemento, la situación de la transportación y el combustible.

La Cuchufleta es uno de los planes más conocidos. Hogares de pobladores que viven aislados en el Plan Turquino fueron electrificados mediante microhidrogeneradores.

UN FUTURO CERCANO

En colaboración con la Universidad de Granma, los proyectos adquieren mayor vitalidad.  A partir de una estrategia, el personal especializado realiza un diagnóstico comunitario y, en conjunto con el gobierno, avanza luego cada proyecto, informó Rolando Vázquez Polanco, director del Centro universitario municipal, quien añadió que el objetivo apunta a la autonomía y a la retroalimentación “con lo que seamos capaces de hacer”.

En consecuencia, el coordinador de Prodel comunicó que en estos momentos el desarrollo local del municipio se enfoca en proyectos que permitan emplear potencialidades.

Aprovechando las características de la zona, un plan prometedor es la creación de un campismo popular en San Pablo de Yao, que aprobado a nivel provincial y nacional, traerá grandes beneficios a la población, no solamente por ser una fuente de ingresos, sino también de empleo.

“El municipio tiene alrededor de 63 proyectos que esperan financiamiento, uno de estos es el de la producción y comercialización de stevia, planta cuyo extracto genera edulcorantes, que son bajos en carbohidratos y beneficia a las personas que padecen diabetes”, añadió Rodríguez Fonseca.

Agregó que actualmente se trabaja en la actualización de la estrategia de desarrollo local, que en su tercera fase llega a los consejos populares y, por tanto, se centra en la satisfacción de sus necesidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *