Queremos que sigas, Leonardo

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 3 septiembre, 2021 |
0

Qué importa el tiempo, las predicciones o un traspié del pasado.  Tú, Leonardo Díaz Aldana, estás por encima de todo eso; de la veteranía que suponen tus 46 años, de la desventaja en los entrenamientos en un campo rústico, de las dificultades cotidianas relacionadas con una pandemia que sigue golpeando.

Cuando se haga un altar a los atletas grandes de Granma, incluyendo a los convencionales, tendrás que estar en lo más alto. No solo por la presea de bronce que has ganado ahora en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 en el lanzamiento del disco, con respetable marca de 43 metros y 36 centímetros; no solo porque esta sea tu cuarta medalla –que incluyen dos títulos (Beijing 2008 y Londres 2012)- bajo los cinco aros.

Tendrás que estar en lo más elevado, también, porque después de aquel infausto accidente, cuando pasabas el Servicio Militar, dijiste que la vida seguía con otras motivaciones y esperanzas. Y, al paso del reloj,  llegaste a ser un referente para otros que sufrieron percances y se inclinaron al deporte adaptado gracias a tu ejemplo.

Porque no te has cansado y todavía sueñas con seguir regalando victorias a la afición, a tu esposa Yarianna; a tus niños, Isabela de la Caridad y Leonardo de Jesús,  quienes tanto te adoran y te echan de menos cuando estás fuera. Porque en cada competencia no olvidas a Cándida y Reynaldo, tus progenitores.

Quienes vimos las imágenes de la premiación -tú sentado en la silla de ruedas, el brasileño Claudiney Batista (45,59) y el indio Yogesh Kathuniya (44,38), ambos de pie-, pensamos en tu fuerza descomunal y en que no por gusto te dicen “mechador”, pues sabes cuánto ha valido el gimnasio para mantener la forma.

Si alguien se decide a escribir sobre tu historia deportiva desde los días en que eras luchador y triunfabas en Juegos Escolares Nacionales, no podrá dejar de mencionar las repetidas veces en que rompiste el récord mundial, ni tus cuatro títulos mundiales (Nueva Zelanda 2011, Francia 2013, Catar 2015 y Reino Unido 2017) en el disco, ni todas las medallas ganadas en cuatro Juegos Panamericanos (Santo Domingo 2003,  Río de Janeiro 2007, Guadalajara 2011 y Toronto 2015), citas en la que también te diste el lujo de estar entre los vencedores en la impulsión de la bala o el lanzamiento de la jabalina.

Nunca entendimos, por cierto, aquella arbitrariedad que te privó del metal plateado en Lima 2019. Entonces te propuse una entrevista, mientras entrenabas en el lateral del edificio bayamés de 18 plantas, y respondiste que no era necesario. Todavía te dolía la decisión cocinada en Perú al amparo de un video no oficial.

Hoy, después de tu medalla en Japón, te comprendemos mejor. Que fueran los resultados siguientes los que hablaran sin justificaciones y así pasó.

Algunos han deslizado la posibilidad del retiro y has dicho, con razón, que aún estás en la élite. “Hay que seguir palante un poquito más”, señalas.  Y tienes la razón. Todavía, Leonardo, queremos verte lanzando discos o balas, empeños o verdades.  Solo tú sabes si podrás llegar con rendimientos óptimos a París 2024. De cualquier modo, ya estás inevitablemente en la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *