¡Quizá, se lo debemos al sol!

Share Button
Por Zeide Balada Camps | 9 agosto, 2015 |
1
Carnaval Bayamo
FOTO Rafael Martínez Arias

No sé si existe algún estudio que demuestre si es influencia del sol, pero en el Caribe y en especial en Cuba, tierra bañada de luz, la gente es amante de la fiesta, alegre, hospitalaria, conversadora y bullanguera…

Dicen por ahí que pocos se quedan quietos cuando suena una lata, o se arma un rumbón. ¿Vendrá de la sangre africana, aborigen o española?, o tal vez se deba al “ajiaco cultural” que nos hizo mejor.

Puede que exagere, pero la mayoría de los nacidos en esta isla somos así: alegres y fiesteros. Nos gusta la rumba, el ritmo de la conga, mover las caderas, abrir nuestros brazos, y olvidarnos de los problemas, como si solo existiera este instante, este minuto eterno de diversión.

Si lo duda, venga al Carnaval de Bayamo, al Oriente, a inicios de agosto, cuando el calor es más intenso, no se parecen a los de Río ni a los de Venecia; los nuestros llevan la sencillez de la gente, pero son calientes como el fuego abrasador.

Negro, mulata y blanco, intelectual y obrera, niña o joven, gente con más o menos dinero, todos vamos a la calle, a la fiesta a cielo abierto, al espacio común.

¿Los ingredientes? Música, cerveza fría, paseos y comparsas, cerdo asado, comida criolla, y buena compañía: un carnaval sin amigos o la familia, el vecino, el novio o la esposa que nos espera…, no tiene el mismo sabor.

Nuestras fiestas fluyen tranquilas. Llegan como una pausa a ritmo de tambor. No excluyo a quienes no las prefieren por el bullicio, o el calor. Pero esos, esos son los menos.

Los bayameses ausentes, que decirles; la añoranza, los recuerdos…, porque aunque estén lejos del caimán antillano, aquí quedan raíces, a veces, hasta se deja el corazón.

Casi siempre la lluvia los bautiza, aún así no se detiene el convite, y aunque los truenos amenacen,  los bailadores no se detienen, llegarán después del chaparrón.

Tampoco callamos problemas si la cerveza está aguada o caliente, si aquella área es la peor, si los precios están en alza, si falta organización… siempre tenemos la esperanza que el próximo sea mucho mejor.

Nos juntamos porque sí, porque en nuestras calles no somos extraños, y estamos llenos de pasión, sean tiempos buenos o tiempos malos… Tal vez es herencia de nuestros ancestros o quizá… se lo debemos al sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .