Recibe Oscar López Rivera réplica de la campana de La Demajagua

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 21 noviembre, 2017 |
0

Las máximas autoridades del Partido Comunista de Cuba y el gobierno en la provincia de Granma distinguieron al luchador puertorriqueño Oscar López Rivera con una réplica de la campana de La Demajagua, como reconocimiento a su incansable lucha a favor de los pueblos y por ser un símbolo de resistencia.

La réplica de la campana de La Demajagua es la más alta distinción que otorga la Asamblea provincial del Poder Popular, pues simboliza el primer clarín que llamó al pueblo cubano en su lucha por la independencia, rebeldía y su permanente combate por liberar a Cuba al precio que sea necesario.

El lauro le fue entregado durante su participación en el programa Voces por la justicia, de Radio Granma en Manzanillo, transmitido en esta ocasión desde el salón de protocolo del Monumento Plaza de la Patria en Bayamo.

Al explicar las cualidades que avalan este galardón, Yanetsy Terri Gutiérrez, Secretaria de la Asamblea del Poder Popular en Granma, explicó: “El independentista Oscar López Rivera desde los orígenes de su causa fue un organizador comunal que luchó incansablemente en contra del racismo a que fue sometida la comunidad boricua en Chicago.

“Desarrolló programas educativos para ayudar a los desposeídos y marginados para enfrentar la desigualdad social y a ponderarlos para reclamar vivienda digna, derecho al empleo y un salario justo.

“También se pronunció por el servicio de salud gratuito, incluyendo el derecho de niños y jóvenes a disfrutar de una educación de excelencia e inclusiva y abogó por la educación bilingüe en las escuelas públicas”, añadió.

“Desde la educación luchó contra el colonialismo. Sus programas educativos y el trabajo de movilización estuvo encaminado a mejorar las condiciones de vida de los latinos y puertorriqueños y ayudó a fomentar conciencia en el propio pueblo de la necesidad de la autogestión para solucionar los fundamentales problemas sociales”, expuso.

“Su capacidad para resistir, su valor personal, su sentido de generosidad para con los necesitados y los marginados, es lo que lo ha convertido en un símbolo patriótico casi de sublevación natural contra el coloniaje. Lo anterior explica el por qué el imperio se ensañó con él desde su encarcelamiento en el año 1981.

“No fue en vano la defensa de su causa y mucho menos su heroica resistencia, que nos permite apreciarlo hoy 36 años después con sus convicciones intactas y su espíritu renovado para seguir luchando porque su patria se libere del colonialismo yanqui”, comentó Terri Gutiérrez.

“Creo que un mundo mejor y más justo es posible alcanzarlo y que Puerto Rico  será un día una nación libre y soberana. Solo tenemos que seguir luchando”, dijo Oscar López Rivera.

En ese contexto recibió además recuerdos de la idiosincrasia y cultura de Granma, entre ellos, una gorra de los Alazanes, campeones de la serie nacional de béisbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *