Reciprocar calor de hermanos

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 18 julio, 2018 |
0
FOTO/ Rafael Martínez

Ser nativo de Correa Arriba, en la Sierra Maestra, dotó a Samuel Matos Sosa de una comprensión cariñosa, pero crítica y exigente de lo concerniente a la serranía y especialmente a sus moradores.

Por eso cuando fue nombrado secretario de la Comisión municipal del Programa del Plan Turquino  en Guisa en 2016 entendió que  desde ese puesto podría dedicarse en cuerpo y alma a una labor de hondo contenido humano instituida por Fidel y Raúl para la prosperidad de la gente de las montañas.

Matos Sosa no oculta su orgullo por lo que ve  diariamente al recorrer valles y elevaciones (a pie, cuando la distancia lo permite)   y puede dedicar horas  a explicar, hablar  y razonar acerca de la vida en las cordilleras, con sus grandes logros y retos.

“Un aspecto primordial es la Salud Pública,  y de modo   puntual los indicadores  de mortalidad infantil y materna que se mantienen en cero;  es decisiva la labor desplegada en los 36 consultorios del médico y la enfermera de la familia, algunas ya diplomadas como licenciadas, para mayor eficacia y competencia de estas profesionales.

“El aspecto productivo es la razón de ser de nuestras bases productivas y de nuestra economía, sustento de la obra social; Guisa consuma los planes de entrega  de café  al 126 por ciento, sobresale el consejo popular El Bombón con un 175 por ciento de cumplimento y esto fue determinante para que  obtuviera la sede por el acto municipal por el aniversario 31 de la creación  del Plan Turquino   y es bueno destacar que no solo allí resalta la integralidad sino también en  otros consejos como Los Horneros, Corralillo y Victorino que el año entrante darán pelea.

“Como insatisfacción tenemos algunos reveses en el programa agroalimentario y el autoabastecimiento familiar, lo cual implica mayor intencionalidad por parte de la Comisión municipal y otros actores.”

-¿Cómo marcha la electrificación?

“Es prioritaria: tenemos  36 comunidades cubiertas con grupos electrógenos, 26 con la red nacional y 552 viviendas aisladas, pero dotadas con paneles solares, ahora acometemos un   programa para cubrir unas 300 casas restantes y rectificar el  levantamiento previo, pues es compromiso de la Revolución que la mayor parte de los guajiros disfruten de los beneficios de la corriente eléctrica.”

-El verano representa un desafío, ¿cómo lo asumen? “De manera colegiada con las autoridades del patio,  empresas y organismos  nos afanamos por afrontarlo dignamente, así el   pueblo puede disfrutar de  variedad de opciones ´que llevan´  chequeo permanente.

Siete áreas de baño mitigan el calor de los vacacionistas, un sistema de trabajo en todos los consejos populares  y los factores en cada barrio    garantizan el éxito a las acciones  de Cultura, Deportes y Comercio,  a pesar de que algunos enclaves son de difícil acceso.

“Es notable la belleza natural de algunos de nuestros parajes, en especial Salto Chiquito, cerca de Macanacú y Charco Prieto, que  más adelante pudiera explotarse como sitio de turismo de naturaleza”.

Este guisero con sólida formación profesional  en Educación Primaria, Derecho laboral y estudios socioculturales participa junto las autoridades políticas y gubernamentales en un planeamiento y posterior ejecución de acciones constructivas para mejorar el fondo habitacional de los serranos.

“Batallamos por la eliminación de  pisos de tierra, aun  cuando restan unos tres mil en la sierra, el protagonismo lo tienen las bases productivas y el consejo popular, al completarlas  serían viviendas de tabla de palma, piso de cemento y cuando estén cumplidas estas fases  se   facilitarán  techos de zinc o fibrocemento, serán hogares modestos, pero sólidos y confortables.

Este hombre campechano  dedicado al trabajo tiene grandes pasiones como hacerse  útil a sus semejantes y especialmente contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de  parajes donde a veces los picos parecen tocar las nubes y de donde bajan arroyos fríos, frutas y otras riquezas a lomo de las arrias y cuyos  moradores están llenos de calor humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *