Reconocen liderazgo regional de Cuba en producción de vacunas contra la COVID-19

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 15 septiembre, 2021 |
0
FOTO/ Prensa Latina

La Habana, – La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) publicó el informe “COVID-19 y vacunación en América Latina y el Caribe: desafíos, necesidad y oportunidades”, en el cual se reconoce el liderazgo regional de Cuba en la producción de vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2.

El texto señala que algunos países realizan esfuerzos muy importantes en la investigación y desarrollo de vacunas contra ese virus, causante de la COVID-19, y menciona la existencia de iniciativas avanzadas en Brasil, Cuba y México.

Subraya asimismo que estas tres naciones se encuentran entre los 20 primeros fabricantes en el mundo de vacunas para diferentes enfermedades no COVID-19.

El informe reconoce la existencia de las anti-COVID-19 cubanas Soberana 01, Soberana 02, Soberana Plus, Abdala y Mambisa, de las cuales ya tres fueron autorizadas recientemente para su uso de emergencia por la autoridad regulatoria cubana.

Resalta que la industria biotecnológica cubana está compuesta por más de 30 institutos de investigación y empresas manufactureras de BioCubaFarma, tiene dos mil 438 patentes registradas fuera del país, y sus productos, que incluyen vacunas, medicamentos y equipos médicos, se encuentran registrados y se venden en más de 50 naciones.

En el prólogo, Gabriela Ramos, directora general adjunta en Ciencias Sociales y Humanas de la Unesco, señala que la actual pandemia ha tenido un fuerte impacto en la región, y que siete de los 15 países del mundo con mayor mortalidad por cada 100 mil habitantes se encuentran en América Latina.

Explica que muchas poblaciones en situación de vulnerabilidad (afrodescendientes, indígenas, migrantes, entre otras) no están incluidas en todos los planes de vacunación, que definen los criterios de priorización en los países, y que se deben considerar criterios epidemiológicos, de derechos humanos y éticos, para priorizar personas con alto riesgo sanitario y con carencias socioeconómicas.

El informe plantea que la Unesco, Naciones Unidas y diferentes organizaciones de derechos humanos han hecho un llamado para considerar la vacuna como un bien público universal y asegurar su acceso equitativo, asequible y oportuno.

Además, han insistido en redoblar la cooperación científica y tecnológica para acelerar la producción de vacunas y así garantizar el acceso a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible.

De mantenerse el ritmo actual de vacunación, al finalizar el 2021 la región sólo habrá inmunizado a una tercera parte de su población, lo que coincide con declaraciones de la Organización de Estados Americanos, advirtiendo que el 90 por ciento de las personas en países de bajos ingresos no tendrán acceso a ninguna vacuna contra la COVID-19 este año, indica.

Plantea que evidencia científica emergente señala la necesidad de recibir refuerzos periódicos de vacuna COVID-19 para controlar la pandemia, y de ser así, los procesos deberían agilizarse aún más.

La región podría estar completando la inmunización completa del 70 por ciento de la población en 2022, cuando los países europeos y de América del Norte estarían en una segunda ronda con los biológicos de refuerzo, advierte el texto.

Agrega que las limitaciones de la producción global de las vacunas explican parte de las disparidades en el acceso, pero no en su totalidad, pues más del 70 por ciento de las dosis producidas han sido administradas en unas pocas regiones o naciones entre de los que se incluye Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea.

Mientras que una de cada cuatro personas en los países de altos ingresos ha recibido al menos una dosis de la vacuna, en los de bajo ingreso la proporción es de uno en 350 personas aproximadamente, asevera el informe de la Unesco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *