Reconocimiento en el corazón del barrio

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 20 noviembre, 2020 |
0
FOTO/Vanguardia

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando, recientemente un médico y una enfermera de la familia pertenecientes al policlínico bayamés Jimmy Hirzel, de la provincia de Granma, fueron reconocidos en la circunscripción 76 del consejo popular número 13, allí en el propio “corazón” de su comunidad, dieron muestras fehacientes del esfuerzo por rescatar el criterio fundacional de un programa que data de 36 años de creado.

Se trata del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, concebido por el sistema de salud cubano con el propósito de mejorar el estado de salud de la población mediante acciones integrales dirigidas al individuo, la familia, la comunidad y el ambiente, siempre sirviéndose de una íntima integración con la comunidad.

El trabajo realizado por el Doctor Yoniel Milanés González y la enfermera Marbelis Rodríguez Rosales, en el consultorio número 21 desde septiembre de 2019 hasta el presente, consolida ese programa, con un excelente trabajo en el tratamiento a los pacientes, sobresaliendo la calidad en las consultas, puntualidad en las visitas a domicilio, intercambio con la población, respuestas a las preocupaciones de salud de la comunidad y rápidos en las soluciones, con una labor reconocida en la población beneficiada.

Así versa en el Certificado entregado a esos profesionales que atesoran virtudes como el humanismo y la consagración, y firmado por el Delegado de la circunscripción 76 Ingeniero Filiberto Blez Agüero y por Félix Pérez secretario del núcleo del Partido de jubilados.

Este Programa surgió en un momento histórico diferente al actual, por lo que se le han hecho algunas transformaciones, en correspondencia con el estado de salud y la expectativa de vida de la población cubana.

Es preciso rescatar el vínculo del médico y la enfermera con su comunidad, aspecto que la enfermera Marbelis Rodríguez Rosales lleva desarrollando desde hace varios años con el galeno que la acompañe.

También es necesario lograr encaminar la salud hacia los niveles preventivos, para alcanzar cambios de estilos de vida que hoy se ha demostrado constituyen factores de riesgo, e influyen en la mortalidad prematura de la población.

Ojalá que con frecuencia lleguen a la redacción de nuestro órgano de prensa notificaciones de actividades en las que se reconozca el quehacer de esos profesionales que desde su consultorio integran la comunidad y merecen loas de la población para la cual trabajan, porque ese sería el más adecuado sinónimo de que ese importante y novedoso Programa se revitaliza y cumple con su criterio fundacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *