Recuentos de una joven de 50 años

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 5 diciembre, 2020 |
0
El estudio es, desde hace 50 años, el principal objetivo de la Feem. FOTO/Rafael Martínez

Su nacimiento significó un salto, un desafío. Surgió el 6 de diciembre de 1970 como sucesora de la Unión de Estudiantes Secundarios y las Brigadas Estudiantiles José Antonio Echeverría. Desde entonces ha sido una organización abanderada del debate, las iniciativas atrevidas, la inclusión y la defensa de la historia.

Luego de ese alumbramiento la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (Feem) ha crecido e incorporado otras tareas a su quehacer, sin renunciar a ser un ente que encauce las preocupaciones y anhelos del alumnado.

La necesidad de un estudio consciente, la recreación sana, el conocimiento de la obra de los héroes, la batalla por la incorporación a carreras pedagógicas son algunos de los temas de “choque” de la Federación, que celebró su I Congreso en enero de 1971.

Ha tenido en 50 años más de 20 presidentes nacionales y dos de ellos fueron granmenses: Amado Hamut Moreno  y Suzanne Santiesteban Puerta (2015-2017).

Precisamente en estas horas, a poco de conmemorar cinco décadas de la Feem, uno de los tributos tiene que ser para Hamut, quien fungió como tercer presidente de la organización en el país y fue un revolucionario ejemplar.

Fallecido el 24 de agosto de 2017, a los 61 años, encarnaba la modestia y la sencillez; llegó a ocupar varios cargos en distintas organizaciones, incluyendo el de Primer Secretario del Partido en Granma.

A él le gustaba hablar de los tiempos de la Feem. Decía que esa responsabilidad lo impulsó a entender mejor el papel de los jóvenes en nuestro proceso social y lo formó como dirigente.

Suzanne, hoy estudiante de Medicina, reconoce que liderar la organización fue una escuela, en una época en la que “intentamos incorporar más féminas al servicio militar, debatimos intensamente sobre la formación vocacional en los IPVCE, luchamos por una mayor asistencia a las pruebas de ingreso y porque los alumnos de la enseñanza técnico profesional tuvieran las aulas anexas en los centros laborales”.

“Hoy dirijo en la Federación Estudiantil Universitaria, pero no dejo de reconocer que la Feem me formó integralmente, me ayudó a organizar el tiempo sin afectar el aula, me obligó a madurar y a comprender la importancia del liderazgo”, dice ahora esta manzanillera.

Algo parecido comenta Luis Virelles Barreda, quien a principios de la década de los 80 del siglo pasado, guió a estudiantes de la unidad cuatro en la Vocacional José Martí, de Holguín.

“No tuve responsabilidades como pionero, cuando dirigí la Feem comenzó mi vida como cuadro hasta hoy”, expresa el actual director de la Empresa de Productos Lácteos Bayamo y quien también llegó a ser Primer Secretario del Partido en nuestra provincia.

Algunos de los desvelos del tiempo de Suzanne e incluso de las eras de Virelles y Hamut se mantienen, porque la cruzada contra el fraude, el finalismo y las conductas anti cívicas continúa.

Otro de los deseos vivos: que los estudiantes no vean a la organización solo en los muchachos y muchachas con cargos. Durante mucho tiempo el “Fulano es de la Feem” era una alusión al líder, como si toda la masa no formara parte de la Federación.

Rocío Rosales del Río, hoy periodista en la provincia de Holguín y quien encabezó esta agrupación en Granma, expone que en su era (2007-2009) una de las pretensiones era conocer sobre la vida de Panchito Gómez Toro, mártir emblemático de los discípulos de la enseñanza media superior.

Manuel Chávez Martínez, presidente saliente de la organización en Granma y Jairon Quiñónez Matos, vicepresidente, explican que hoy están enfocados en la producción de alimentos, el trabajo político ideológico, perfeccionar el empleo de las redes sociales y lograr mejores resultados en las pruebas de ingreso.

“Los tiempos han cambiado, las nuevas tecnologías se han apoderado de la vida diaria y tenemos que andar ese camino, pero el deber fundamental es y seguirá siendo el estudio”, acota Quiñónez Matos.

Él se cuenta entre quienes piensan que este aniversario, importante para el recuento, será especial y lleno de alegría, pese a las restricciones del presente, impuestas por el nuevo coronavirus.

“Los más de 25 mil integrantes de la Feem en Granma –refiere-no podemos pasar por alto un cumpleaños como este, tenemos que celebrarlo a lo grande, pensando en nuestros antecesores y sobre todo en Fidel, quien siempre nos exhortó a hacer lo mejor para Cuba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *