Recuerdan en Bayamo al Padre de todos los cubanos

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 9 octubre, 2015 |
0
FOTO Anaisis Hidalgo
FOTO Anaisis Hidalgo

La semblanza “Padre de todos”, protagonizada por el proyecto socio cultural itinerante Guerrila de teatreros, de Granma, frente al Museo Casa Natal Carlos Manuel de Céspedes, rememoró sucesos de la vida y obra del prócer de igual nombre,  iniciador de las luchas indpendentistas en Cuba.

La escenificación, deja inaugurada la  jornada patriótica “Por la ruta del fundador”, extensiva hasta el 10 de octubre, día en que Céspedes lanza su grito libertario, suceso histórico que este 2015 arriba a su aniversario 147.

En los momentos iniciales, las notas y estrofas del tema Yo soy el punto cubano, y que versa:”Yo soy el punto cubano/ que en la manigua vivía/ cuando el mambí se batía/ con el machete en la mano…”, jóvenes vestidos con los típicos trajes de campaña del ejército mambí, simulaban deambular por la indómita naturaleza cubana.

Seguidamente, textos declamados por el elenco artístico evocaron y representaciones, recordaron a la maestra Isabel, que cultivó en Céspedes el amor por la Patria.

El público, mayormente pioneros de la escuela primaria Nguyen Van Troi, de la Ciudad Monumento Nacional, supo de cómo Céspedes, a los diez años de edad, era un lector apasionado de los clásicos de la literatura grecolatina, que estudió en el Convento de Santo Domingo, en Bayamo y desde su adolescencia reflejó inquietudes intelectuales que coronó el 22 de marzo de 1838, con el título de Bachiller en Derecho Civil.

Notas nupciales y ademanes de felicitación, evocan su casamiento, a los 20 años de edad, con su prima Carmen de Céspedes y Castillo.

Después, interesado en cursar estudios superiores, viaja a España. El 27 de julio de 1842 llega a La Habana y por fin, a Bayamo.

“Y vine a Cuba y en Bayamo vime
y parecióme la creación más bella,
y al grandioso espectáculo sublime
mi ardor enciende súbita centella:
de mi noble ilusión allá en las cumbres
soñé en reformas de hombres y costumbres”, expresa uno de los textos de Céspedes.

Igualmente rememoraron su participación en el teatro, y en las tertulias literarias, donde se encuentra con Perucho Figueredo, José Fornaris, Lucas del Castillo y José María Izaguirre, entre otros patriotas.

Estas reuniones posteriormente tomaron un interés político, con claras tendencias conspirativas que abogaban por la lucha independentista, apelando incluso a las armas.

Las letras de la canción La Bayamesa, escrita por Céspedes y José Fornaris, en marzo de 1851 para Luz Vázquez Moreno, y musicalizada por Francisco del Castillo, hablan de uno de los momentos más importantes para la cultura bayamesa.

La frase de Céspedes, que a continuación reproducen, anticipa los sentimientos de amor patrio que corrían por sus venas:

“Para el cubano es mancilla y falta de inteligencia, brindar por la independencia con vino de manzanilla, manzanilla de Castilla, Castilla tierra de España, que nos subyuga y engaña con insaciable crueldad, brindo a la libertad, con aguardiente de caña.”

Es 10 de octubre de 1868. En el ingenio La Demajagua se escucha el resonar de la campana proclamando la unión de todos los hijos de Cuba para conquistar la intendencia.

Céspedes da la libertad a sus esclavos y los incitaba a marchar al combate con el entusiasmo en el corazón y la risa en los labios.

Los hombres se hicieron superior a la miseria, no preguntaron con qué pelearían, ni dónde íban a dormir, sencillamente corrieron a los brazos de la madre Patria.

Es el 27 de febrero de 1874. Céspedes sonríe, la bandera flota. Sabe que va a morir. Es viernes y el Padre de la Patria, va a morir. Es viernes, y el Padre de la Patria, vive más que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .