“Regalo mi corazón”, Ivette Cepeda

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 30 abril, 2017 |
0
Ivette Cepeda es dueña de un registro vocal único, capaz de enamorar a quien la escucha.

Manzanillo.- Pasará mucho tiempo para que los manzanilleros que asistieron la noche de este sábado al principal Teatro de la ciudad del Golfo de Guacanayabo olviden el estremecimiento de amor que recibieron de la voz de Ivette Cepeda.

Cálida y de hermosa cuerda de contralto, rica en matices y modulaciones, la intérprete nacida en Sancti Spíritus recibió en la génesis del concierto una cerrada ovación del público, el que se “enamoró” de la exquisita voz de la Cepeda, entre ellos el Premio Nacional de Música Wilfredo Pachy Naranjo.

Casi dos horas bastaron para sellar un viejo anhelo de la artista, quien junto a su grupo Reflexiones realizó un repaso musical por las más encumbradas creaciones de los 15 años de carrera en espacios cubanos y extranjeros.

“Dejo que fluyan las emociones. En cualquier escenario regalo mi corazón y creo que eso se va envolviendo con el afán que tienen las personas de escuchar, de la magia del encuentro. Sobre esa base voy construyendo lo que pasa después.”

Usted ha manifestado que el público la alborota, ¿por qué?

“Soy una persona muy tranquila, callada. Si estoy sola, puedo pasarme muchas horas en silencio, sin siquiera escuchar música, pero es como dices, el público me alborota y entonces saca de mí algo que nada más reservo para ellos.”

¿Cómo elige las canciones que interpreta?

“Para mí es esencial que las canciones no tengan pretensiones, pero que estén cargadas de verdades, que registren algo nuevo, que aporten.”

“Disfruto las canciones que nos hacen crecer, que hablan de nuestra Cuba, del presente.  Me regocijo cuando interpreto un tema que motiva reflexiones, me gustan las piezas difíciles, los retos.”

Durante el concierto hubo momentos de particular emoción y estremecimiento y uno de ellos llegó con la interpretación de “País”. ¿Cuál es la Cuba de Ivette Cepeda?

“La tierra donde nací y  a la cual jamás renunciaré, como estoy convencida que no ha renunciado nadie. He conocido cubanos en muchos lugares del mundo y te dicen con orgullo ¨soy cubano¨. Eso nos hace especiales.

“Estar en este sitio y mirar la verdadera pasión por los momentos históricos de esta tierra manzanillera es para mí un instante hermoso. Todos estamos llamados a reforzar el mensaje de hacer grande a Cuba, de dejar la chapucería y esforzarnos para edificar un país mejor.

“La historia de Carlos Manuel de Céspedes, un hombre que dio hasta su familia, no la podemos defraudar. Me voy muy fortalecida, orgullosa y feliz de la historia de mi país.”

¿Qué le ha aportado su encuentro con el público de las ciudades de Bayamo y Manzanillo?

“He tenido la oportunidad de estar en casi todas las latitudes de este nación y te digo con total seguridad, los bayameses son gente muy dulce. Creo que si hay un corazón que no se puede lastimar es el de un bayamés, porque de ellos recibes todo como un crisol.

“Los manzanilleros son las personas más finas de Cuba en el sentido de que saben escuchar, esperar y todas esas cualidades encierran algo muy importante: la cubanía que solo se respira aquí. Ustedes son únicos, aman los detalles y eso me ha conmovido mucho.”

Planes discográficos.

“Trabajo para ver si materializo un nuevo disco, atrevido en el sentido de que será un fonograma doble, porque son muchas las canciones que quiero sacar a la luz, para que las personas las disfruten, temas nuevos, pero también antológicos de mi repertorio.

“Me voy de Manzanillo y lo hago con nostalgia porque  quería llevar conmigo algunas piezas para grabarlas en el disco, sones con la identidad de esta zona de excelentes músicos como Pachy Naranjo y Cándido Fabré. Estoy abierta a cualquier colaboración.”

¿Regresará?

“Definitivamente. Me han invitado para la celebración de los 225 años de Manzanillo que será en julio y estaré aquí. Esta es una ciudad maravillosa.”

La peculiar voz y el dominio absoluto de la escena hacen que Ivette Cepeda emocione a los asistentes a sus  conciertos, tanto en escenarios cubanos como extranjeros.

Francia la vio triunfar junto a su grupo Reflexión en el teatro del Centro de las Artes de la comuna de Enghien-les-Bains, en París, de donde resultó el DVD que lleva por título Una cubana en París, en el año 2011.

Entre las presentaciones memorables se encuentran el concierto Abrazos, acontecido en 2015 en La Habana, así como el espectáculo de cierre del Festival Piña Colada 2016, en Ciego de Ávila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *