Rememorarán caída en combate de Juan Vitalio Acuña

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 31 agosto, 2017 |
0
Estatua que evoca la figura de Juan Vitalio Acuña en el Parque de los mártires de Media Luna FOTO/ Rafael Martínez Arias

La caída en combate de Juan Vitalio Acuña en tierras bolivianas será recordada, este jueves, en el Parque de los mártires de su natal Media Luna.

Alrededor de dos mil nativos están convocados para rendir tributo al Comandante del Ejército Rebelde y segundo al mando de la guerrilla del Che en Bolivia.

Como en todo homenaje no faltarán los momentos culturales y las palabras centrales estarán a cargo de Gelquis Ricardo del Toro Pérez, primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas en Granma, quien abordará el papel de los noveles en mantener vivo el ejemplo de nuestros héroes, y el compromiso de preservar su legado y las conquistas de la Revolución cubana.

Al acto están invitados familiares del mártir medialunense.

Juan Vitalio Acuña Núñez nació el 27 de enero de 1925, en Purial de Vicana, un lomerío del actual municipio de Media Luna, en el suroriental territorio de Granma.

Cuando supo del desembarco de Fidel Castro por Las Coloradas se dispuso a incorporarse, hecho materializado el 10 de mayo de 1957. Comenzó su vida guerrillera junto a Ernesto Guevara, quien pronto notó sus cualidades como combatiente.

Participó en el combate de El Uvero y después del enfrentamiento, junto a Ernesto Guevara y Joel Iglesias recibió la misión de proteger a los heridos y llevarlos a un lugar seguro hasta su restablecimiento.

En casa de la familia Pardo, en Peladero, pasan algo más de un mes. El grupo se multiplica con las nuevas incorporaciones hasta alcanzar unos 36 hombres al mando del Che, quien designa a Vilo Acuña jefe de la escuadra de la vanguardia. Finalizando el mes de julio se reincorporan a la Columna de Fidel, quien asciende a Guevara a Comandante y a Vitalio Acuña a teniente.

Cuando se crea la segunda Columna del Ejército Rebelde Fidel Castro designa como jefe a Ernesto Guevara. Vitalio Acuña pasa entonces a la retaguardia de dicha Columna como segundo de Ciro Redondo. Combate en Mar Verde, Oro de Guisa, Pino del Agua y otros.

En mayo de 1958, el Comandante Guevara lo asciende por orden de Fidel, al grado de capitán, y tras la derrota de la Ofensiva de verano, cuando se reorganizan las fuerzas rebeldes para pasar a la contraofensiva general, Vilo Acuña es designado como jefe de retaguardia de la Columna del Comandante Guillermo García en el III Frente.

En noviembre de 1958 es ascendido, por Fidel,   a Comandante, y organiza su propia Columna.

Tras el triunfo rebelde ocupa distintas responsabilidades, entre las que se encuentran jefe de una compañía de blindados. En 1965 es elegido miembro del primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Durante estos años participa en la lucha contra los alzados contrarrevolucionarios en la zona de Matanzas y luego en la Ciénaga de Zapata.

Guerrilla boliviana

En 1966 el Comandante Ernesto Guevara lo escoge para integrar la guerrilla internacionalista que emprendería la lucha en Bolivia, designándolo su segundo al mando y jefe de la retaguardia.

Como responsable de la retaguardia, el Che lo dejó al frente de un grupo de combatientes, encargándole, como en la Sierra Maestra, cuidar de los enfermos y de los rezagados. En abril de 1967 se separó de la fuerza principal comandada por Ernesto Guevara y ya no pudo reincorporarse a la Columna de su jefe.

Luego del distanciamiento de la guerrilla anduvieron desperdigados por tierras bolivianas hasta que fueron víctimas de una emboscada, tendida por el Ejército de Bolivia en el vado de Puerto Mauricio, sobre el Río Grande, por la traición del campesino Honorato Rojas.

Este triste acontecimiento acaeció el 31 de agosto de 1967.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *