Reposo de mármol en Bayamo para las inmortales cenizas de Fidel

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 10 diciembre, 2016 |
0

Durante su estancia en Bayamo, la noche del 2 al 3 de diciembre, la caja de cedro con las cenizas del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, y la urna de cristal que la cubrió en el recorrido por carretera, descansaron en mesas de mármol, diseñadas por dos jóvenes arquitectos granmenses.

Cuentan Enrique Campo del Arco y Daniel Vázquez Montecero, quienes tienen 31 y 26 años de edad, respectivamente, que al caer la pesada y triste tarde del 30 de noviembre último, ellos y los demás trabajadores de la Empresa de Servicios de Ingeniería y Diseño, de la provincia de Granma, se aprestaban a iniciar la partida hacia sus hogares y, en eso, llega el director de Roca Real,  Empresa Mármoles Cubanos, y plantea a los profesionales presentes la tarea de elaborar, de inmediato, propuestas de diseño para las mencionadas mesas.

A las 8:00 de la noche de ese mismo día fueron entregadas ocho propuestas “todas muy buenas”, dice Daniel, y Enrique asiente, resultando seleccionadas las de ellos.

Avisados casi a medianoche de que sus diseños fueron los elegidos, van al amanecer al taller de piezas especiales y artesanía Pepín Vázquez, en Cautillo, municipio de Bayamo, cuyos trabajadores se ponen a su disposición, también materias primas y la instalación, recomendándoles artesanos artistas que en su opinión eran muy competentes para llevar a vías de hecho sus ideas.

Eligieron mármol negro de Pinar del Río, Rojo de Sancti Espíritu y rosado de Granma, para representar los colores del grado de Comandante en Jefe.

“Emplee -dice Enrique- líneas bien definidas, depuradas, sin arabescos,  para que estuvieran acordes con el para qué y para quién era la obra, porque el Comandante era una persona humilde, sencilla, se daba con todo el mundo, especialmente con los niños.

Mesa diseñada por Enrique Campo del Arco, en la cual descansaron las cenizas del Fidel, en Bayamo FOTO/ cortesía de Daniel Vázquez Montecero.
Mesa diseñada por Enrique Campo del Arco, en la cual descansaron las cenizas del Fidel, en Bayamo FOTO/ cortesía de Daniel Vázquez Montecero.

“Hice tres variantes, y la última fue la que más me gustó. Utilicé mármoles de colores negro y rojo, en alegoría a las charreteras del Comandante”.

La mesa concebida por él tiene calada una estrella en los dos soportes, una mitad  en cada uno de estos, que al mirar de frente se ve completa.

El calado de la estrella se debe “al sentimiento de vacío que queda en la gente, en Cuba y en otros países, con la muerte de Fidel”, explica Enrique.

Daniel expone que la mesa diseñada por él consiste en un fuste (base o pedestal) en forma de rombo, igual que los grados del Comandante en Jefe, sobre el cual descansa el sobre (parte superior de la mesa) en la cual hay incrustado un rombo rojo y negro, que representan, como se dijo antes, los colores del grado de Comandante en Jefe, con una estrella color claro.

Mesa diseñada por Daniel Vázquez Montecero FOTO/cortesía del entrevistado
Mesa diseñada por Daniel Vázquez Montecero / FOTO cortesía del entrevistado

“Traté de hacer el mejor trabajo posible, porque era como homenaje a uno de los cubanos más grandes que han existido”, asevera.

Daniel y Enrique insisten en que, sin el apoyo del taller Pepín Vázquez y el trabajo continuó de los artesanos que crearon las mesas, no hubiera sido posible concretar sus proyectos.

Enrique Campo del ArcoFOTO/Luis C. Palacios Leyva
Enrique Campo del Arco /FOTO Luis C. Palacios Leyva
Vázquez MonteceroFOTO/Luis C. Palacios Leyva
Vázquez Montecero / FOTO Luis C. Palacios Leyva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *