Representante de la Fao en Cuba destaca necesidad de potenciar una agricultura sin labranzas

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 4 noviembre, 2015 |
0

Theodor Friedrich

“Es tiempo de cambiar hacia una agricultura sin labranzas. La labranza de suelos no es sostenible porque con ella este pierde su potencial productivo”, dijo Theodor Friedrich, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao) en Cuba, durante la conferencia inaugural del IV Congreso de Agricultura en Ecosistemas Frágiles y Degradados (Agromas ), que tiene lugar desde hoy en Bayamo y hasta el siete de noviembre.

Durante la conferencia “Manejo sostenible de tierras. El nexo suelo-agua en el contexto de la sequía.”, el Doctor en Ciencias hizo alusión a la importancia de este componente, fuente de origen del 99 por ciento de nuestros alimentos y cuya degradación es visible en el ciento por ciento de nuestras tierras, fenómeno que se acelera con el cambio climático y la acción del hombre.

“En el mundo predomina una agricultura de alto insumo. Más agroquímico pero también más energía para la labranza y todo esto para responder a la demanda de alimentos. En el caso de Cuba, fue todavía peor, Cuba antes de la década del 90 recibió importantes cantidades de insumos de forma subsidiada.

“Se lograban rendimientos pero con cantidades exorbitantes de fertilizantes. Esto agravó la destrucción de los suelos porque significó más arado, más fertilizantes, más agroquímicos. El resultados es que los suelos de hoy día están bien degradados en Cuba. Qué significa eso hoy para la producción, que hoy esos suelos ya no responden al fertilizante. La respuesta es cero. No logramos rendimientos.”

Esta problemática, explicó Firedrich, no se limita a la Mayor de las Antillas solamente. En la India por ejemplo, los suelos tienen solo de 0.1 por ciento de materia orgánica, son suelos casi muertos que no responden al fertilizante; en la provincia de Guandong, en China, el 70 por ciento del fertilizante termina en el agua, no es productivo, y el 70 por ciento de la contaminación ambiental proviene de la agricultura.

“Las respuestas en Cuba y todo el mundo para conservar los suelos se centra en crear , barreras vivas, zanjas, en curvas de nivel, represas de captación, compostaje, lombricultura, bio fertilizantes con un alto costo de inversión y mantenimiento. Si con esta técnica quisiéramos resolver los problemas de nutrientes de los suelos cubanos necesitaríamos dos islas más para producir compost y alimentar los suelos”, manifestó Firedrich.

El suelo, explicó, debido a la labranza pierde cobertura y protección, reduce su biodiversidad, se destruyen sus formas de vida, se acelera la descomposición de materia orgánica y como consecuencia ponemos en riesgo la seguridad alimentaria.

Actualmente, la FAO es promotora de la máxima ahorrar para crecer, parece una paradoja, pero la idea es producir más reduciendo los insumos y potenciando una agricultura de conservación que implica cero labranzas, sobre todo en climas tropicales y en ecosistemas frágiles.

“Esto permitirá una mejor absorción de la materia orgánica, aumento de la infiltración y reducción de la erosión; protege la superficie y reduce la evaporación de agua impactando positivamente en los rendimientos productivos, menor uso de fertilizantes, plaguicidas, maquinaria, mano de obra; mayor rentabilidad e impacto climático y menor costo ambiental”, destacó el representante.

Estas reflexiones, acotó el Doctor en Ciencias Mario Cisneros, especialista de la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en Granma, adquieren en este territorio una importancia vital, pues cada vez, son más apreciables los aumentos de salinidad en nuestros suelos y su degradación, lo cual impacta negativamente en algunos polos productivos de la provincia con cultivos permanentes de viandas, hortalizas y arroz, cuyos rendimientos  son muy bajos, y en algunos, ya no es posible cultivar.

Asisten al congreso Agromas 2015,  promovido por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias Jorge Dimitrov, de Granma y auspiciado por la Universidad Intercultural Estado de México, delegados de esta hermana nación, Colombia, Cuba, y Patricia Moncada, por la asociación Euskadi-Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .