Resaltan en Bayamo liderazgo político del Titán de Bronce

Share Button
Por Liuba Mustelier Ramírez | 7 diciembre, 2017 |
0
El Doctor en Ciencias Históricas Miguel Fernández Carcassés destaca aspectos del liderazgo político de Antonio Maceo. FOTO/ Liuba Mustelier Ramírez

El crecimiento del liderazgo político de Antonio Maceo fue el título de la conferencia impartida este miércoles por el Doctor en Ciencias Históricas Miguel Fernández Carcassés, en la sede del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba en la ciudad de Bayamo.

El también profesor titular de la Universidad de Oriente hizo un recorrido por la vida del Titán de Bronce transitando desde su formación escolar, su voluntad de autosuperarse hasta su entrada al Ejército Libertador y el papel desempeñado en este.

Fernández Carcassés destacó que Maceo Grajales es de las primeras personas vinculadas a la revolución una vez iniciada el 10 de octubre de 1868 por Carlos Manuel de Céspedes.

Sin embargo refirió que en los primeros años de la guerra la participación de este prócer es esencialmente bélica y no hay destellos de una acción política pero gana fama como buen militar y estratega.

El estudioso apuntó que para el año 1875 “tenemos la primera carta donde Maceo toca un problema que aparentemente le afecta a él, una carta que dirige al presidente de la república Tomás Estrada Palma donde se queja que está siendo objeto de acusaciones de racista peor más que una autodefensa tenemos que ver esa carta como una condena al racismo dentro de las filas revolucionarias, este es el primer gran momento que marca la conversión de Maceo además de líder militar en líder político”.

Según resaltó el Doctor en Ciencias Históricas esta condición crece cuando se opone a la sedición de Lagunas de Varona y se acrecienta en la Protesta de Baraguá, respuesta más contundente al Pacto del Zanjón.

“La guerra de los 10 años había sido la gran escuela de Maceo donde había aprendido la importancia de la unidad para el triunfo de la revolución, donde se había cultivado culturalmente”.

Miguel Fernández Carcassés destacó que el titán de Bronce hizo gestiones para que la lucha independentista cubana fructificara con ayuda extranjera.

Después de varios fracasos Maceo decide organizar él una nueva lucha, aunque no fructificó para el año noventa es capaz de aglutinar a los líderes más importantes de nuestro país, lo que denota su gran liderazgo político.

El profesor titular de la Universidad de Oriente en su disertación hizo referencia a las diversas muestras de liderazgo político de Antonio Maceo durante la guerra que tuvieron como uno de sus momentos cumbres las últimas cartas del Mayor General donde alerta que había que apurar la independencia por un peligro mayor.

La actitud digna y de principios se hace más firme en Maceo, al reafirmar la capacidad de los cubanos de lograr la independencia por medio de las armas, oponiéndose a la intervención de Estados Unidos.

Por estas razones, en carta al coronel Federico Pérez Carbó subrayaría el 14 de julio de 1896: “De España jamás esperé nada; siempre nos ha despreciado, y sería indigno que se pensase en otra cosa. La libertad se conquista con el filo del machete, no se pide; mendingar derechos es propio de cobardes incapaces de ejercitarlos. Tampoco espero nada de los americanos; todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso”.

Esta magistral conferencia constituyó el cierre del primer taller regional Incógnitas en torno a la muerte del Mayor General Antonio Maceo que sesionó en esta capital granmense.

Este 7 de diciembre los cubanos conmemoramos el aniversario 121 de la caída en combate del Titán de Bronce, hecho acaecido en San Pedro, La Habana en 1896, mientras protagonizaba la Invasión a Occidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *