Para rescatar su criterio fundacional

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 8 agosto, 2018 |
1
FOTO/ Rafael Martínez Arias

Transcurridos 34 años, el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, precisa de cambios que coadyuven a rescatar su criterio fundacional.

Respecto a las evaluaciones y las propuestas hechas a la máxima instancia del sector en Cuba comenta la Doctora Kenia González Medina, responsable del Departamento de Atención Primaria de Salud en la dirección provincial de Salud en Granma.

“Este Programa surgió en un momento histórico diferente al actual, por lo que se evaluó y sugirió hacerle algunas transformaciones, en correspondencia con el estado de salud y las expectativa de vida de la población cubana, con la situación del contexto nacional e internacional, con el fin de mejorar cada vez más el nivel de atención y lograr satisfacción, y elevar la calidad de vida de las personas.

“Los cambios sugeridos, se relacionan, en primer término, con la definición de la población a atender por cada consultorio, que debe ser hasta mil 500 habitantes, pues a partir del reordenamiento algunos atienden más de dos mil.

“También es preciso concluir cuáles son los consultorios realmente necesarios, y definir algunos procesos, como toda la parte burocrática, las consultas y los terrenos. Todo esto está en un proceso de propuesta de revisión, cuando se culmine y se apruebe se dará a conocer con todos los detalles.

“Es esencial mayor estabilidad del médico en el consultorio, que haga más permanencia, en un tiempo suficiente para interactuar con su comunidad, es decir, entre 3 y 4 años como mínimo.

“El intercambio del médico con su comunidad es objetivo cardinal, pues con ello se logra mejorar los indicadores de salud, e ir a la excelencia en la calidad de los servicios, y para ellos es esencial la estabilidad del médico en el consultorio.

González Medina puntualizó que las referidas transformaciones pretenden rescatar el vínculo del médico y la enfermera con su comunidad, y lograr encaminar la salud hacia los niveles preventivos, para alcanzar cambios de estilos de vida que hoy se ha demostrado constituyen factores de riesgo, e influyen en la mortalidad prematura de la población.

“Los cubanos tenemos tendencia al envejecimiento y nuestro Sistema de Salud debe adecuarse a atender a esa población, para que llegue a edades avanzadas con mejor calidad de vida”.

Explicó la Doctora Kenia que el programa en el Plan Turquino está muy bien diseñado, y sus indicadores demuestran que allí ha sido un éxito, al ser los sitios donde hay menos mortalidad infantil y mejor calidad de vida.

“Los consultorios del Plan Turquino tienen las condiciones creadas para que el médico viva, y donde ha habido deterioro desde el punto de vista estructural y del mobiliario clínico y no clínico, ya se está revisando y tienen garantía priorizada para los recursos”.

En Cuba se continuarán haciendo esfuerzos para que nuestra medicina no se proyecte en lo primordial a la curación de enfermedades, sino a su prevención, mediante sus dos pilares básicos, la medicina comunitaria y la familiar, que conforman la Atención Primaria de Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hola, estas transformaciones se necesitan, mi hija es médico de la familia en formación, y deben de definir como usted puso toda la parte burocrática, que dejar y que quitar, porque es demasiado con el estres que estan viviendo ahora, que en nada se parece como fue concebido desde el año 1984 este programa,para que se dediquen más a su población y definir la cantidad de familia que deben de tener, para que realmente tengan su permanencia en el consultorio, porque es que ahora actualmente por lo menos aqui en manzanillo , viven de mucho censo y no los dejan trabajar , ni pueden lograr la permanencia en su consultorio. mis saludos