Resolución 99 del MINCIN: La mejor parte

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 7 octubre, 2020 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Las ventas del Comercio en Granma, al finalizar el mes de agosto, fueron equivalentes al 94 por ciento de lo alcanzado en el sector aquí en el mismo período del 2019.

Ese comportamiento resulta más estimable, por las circunstancias excepcionales en que han tenido que moverse los procesos productivos y de servicios en todo el país, impactados por la Covid-19.

Para que se tenga una sola idea de la magnitud de la gestión realizada, téngase en cuenta que, por la pandemia, con lógica, fueron suspendidas todas las fiestas populares de la etapa, eventos que tradicionalmente contribuyeron a engrosar las ventas y los ingresos del sector.

Más, esos niveles similares de ejecución alcanzados en el indicador que nos ocupa, mucho se debe a la resolución 99 del Ministerio del Comercio Interior, y que, recuérdese, viabiliza la autogestión de materias primas por parte de las entidades del ramo, para defender sus prestaciones, aun cuando sus habituales suministradores han cumplido sus entregas en ínfimas cuantías, también por sus propios desabastecimientos.

En honor a la verdad, la 99, un instrumento que en sus inicios no fue muy bien mirado por muchos, porque implicó la definición de precios para determinados platos, por encima a lo que siempre estuvimos acostumbrados, ha permitido a las unidades en los últimos meses incrementar sus ofertas, a partir de compras auto gestionadas que representan varios millones de pesos.

Esa es la mejor parte en el tránsito de ese instrumento, y lo que procura el territorio es que se incrementen las compras, las cuales han sido insuficientes en algunos municipios como Manzanillo, Jiguaní y Campechuela, amén de las amplias posibilidades que ofrece la resolución y las potencialidades de cada demarcación.

La gastronomía ha logrado un mayor desempeño en ese sentido, lo que debe ampliarse a la parte del comercio, con la búsqueda de bienes diversos que pueden ser de gran utilidad para la población.

Esta autogestión, se ha considerado un ejercicio de cara al proceso de perfeccionamiento del Comercio, la Gastronomía y los Servicios, como parte del cual se ampliarán las alternativas de gestión no estatal en la mayoría de las unidades gastronómicas de subordinación local, nuevo modelo de gestión que ofrecerá entre otras facilidades, personalidad jurídica propia y la posibilidad de contratos con proveedores de forma directa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *