Respuesta y previsión

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 6 julio, 2021 |
0
Foto/ Tomada del perfil de Facebook de Lizet Márquez

Con la misma precisión con que fueron definidas las medidas y acciones que permitieran minimizar el impacto de la tormenta tropical Elsa, la provincia de Granma comenzó la recuperación de los daños ocasionados por el evento.

El territorio, que fue el primero que sintió los efectos del fenómeno, favorablemente no sufrió daños significativos, y muchos de estos fueron resarcidos con prontitud.


Entre las afectaciones preliminares informadas, además de las del sector agrícola, estuvieron daños parciales en techos y paredes de algunas viviendas, sobre todo en Bartolomé Masó y Guisa, donde también se afectaron dos bodegas.

En el caso de los viales, la tormenta impactó en las carreteras montañosas de Minas de Frío y Mompié, donde se produjeron deslizamientos de tierra, mientras se deterioró un poco más en el acceso principal al costero municipio de Pilón, el tramo de la loma de la herradura, que anteriormente había sido dañado tras el paso de ETA.


Uno de los mayores impactos acaso estuvo en el sector eléctrico, con la afectación del servicio a más de 14 mil clientes, aunque a inicios de la semana solo unos tres mil quedaban pendientes.

Con esa agilidad y responsabilidad, el territorio granmense ha enfrentado la amenaza y luego el impacto de fenómenos naturales, los cuales siempre dejan nuevas experiencias.

A propósito del paso de Elsa, Federico Hernández Hernández, Presidente del Consejo de Defensa en Granma, ha convocado a elevar las acciones preventivas y que conlleven a minimizar daños ante estos fenómenos naturales.


En ese sentido mencionó el trabajo con los drenajes, sobre todo en las zonas que se inundan, y la poda de árboles, labor esta última en la que el territorio deberá adquirir y sistematizar una cultura en tiempos de normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *