Restaurante La Filarmónica, regalo para una cumpleañera (+ fotos)

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 1 noviembre, 2018 |
0
Vista frontal del restaurante La Filarmónica, en Bayamo FOTO/Rafael Martínez Arias

En Cuba y otras partes del mundo, es costumbre felicitar, regalar flores, postales y prendas, a familiares y amigos cuando estos cumplen años.

Para sus habitantes Bayamo es una buena madre, amiga fiel, novia hermosa, que este 5 de noviembre celebrará cinco siglos y un lustro de fundada como Villa San Salvador, por el Adelantado Diego Velázquez de Cuéllar.

Por tanto, la ocasión es propicia para desearle parabienes y obsequiarle obras que la embellecen y mejoran.

Un atractivo regalo a la urbe, a quienes la habitan o están en ella de paso, es el restaurante La Filarmónica, en el local que ocupaba la farmacia de medicina verde, en el Paseo de General García, esquina a José Antonio Saco.

En las jornadas inmediatas previas a la del onomástico de la ahora Ciudad Monumento Nacional, los seis albañiles y nueve pintores enfrascados en acondicionar el local, intensifican al máximo su labor para concluirlo a tiempo.

Radamés Lago Oconor, jefe de esa brigada de trabajadores por cuenta propia, declaró a la prensa que el proyecto, en su inicio, involucró a una fuerza constructora mayor, pues contempló sustitución de las tejas criollas por otras plásticas, en el techo, e impermeabilización.

Radamés Lago Oconor, jefe de obra, frente al fresco pintado por Alexis Pantoja FOTO/Rafael Martínez Arias

Todos los muros, añadió, fueron desconchados, resanados, estucados y pintados. No obstante esas acciones, debido a lluvias recientes, en algunas partes bajas se aprecia cambio de coloración, causada por la humedad.

Se remozó, también, la parte exterior del inmueble, capiteles y puertas, y sustituyeron los mosaicos de cemento del piso, por losas de mármol.

La barra es de madera torneada, obra de un artesano, y del artista de la plástica Alexis Pantoja, el fresco pintado en uno de los muros.

En el patio interior, una pared de ladrillos de barro cocido, a cara vista, y canales para la recogida de agua de lluvia, son reflejo de la etapa colonial.

Pintado de puertas del restaurante La Filarmónica; a la derecha, una pared de ladrillos de la época colonial FOTO/ Rafael Martínez Arias

Con la agradable fisonomía y aromas que de su cocina emanarán, el restaurante La Filarmónica, perteneciente al grupo empresarial extra hotelero Palmares, alegrará la vista, el olfato y el paladar, de quienes transiten cerca de él o disfruten de sus ofertas gastronómicas.

Pared interior del restaurante La Filarmónica FOTO/Rafael Martínez Arias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *