Reto entre reyes (+fotos)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 1 mayo, 2019 |
0
FOTO/Luis Carlos Palacios Leyva

Las puertas y ventanas de dos hojas permanecen cerradas. Salvo por unos hilos de luz que se cuelan por las hendijas de la puerta, pareciera que hacia el interior de la Academia provincial de ajedrez Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, la vida se hubiera detenido cuando  en realidad, se juega la última ronda del torneo nacional Aniversario 501 del ajedrez en Cuba.

Un joven, delgado en extremo y con el pelo encrespado rompió la quietud que por casi cuatro horas consumió el lugar: ¡La ronda terminó! El hormiguero de familiares, entrenadores y niños comprendidos en la categoría Sub 12 devoró el recinto como si fuera un trozo de panal.

FOTO/Luis Carlos Palacios Leyva

Sobre la mesa siete medallas redondas hacen chispear los ojos de los jugadores. En la cara principal destaca un busto de mujer alada, con cabellera larga, ceñida por laureles, y antorcha en mano… un conjunto que armoniza con las franjas azul, blanca y roja del collar.

LAUROS

Aunque la disputa ajedrecística estuvo bien representada por las féminas, fueron los chicos quienes se adueñaron del tablero, sobre todo los camagüeyanos Yurislandi Hernández Elías, invicto en la competición, y Leduar González Soler, quienes obtuvieron oro y plata respectivamente; del bronce se ciñó el matancero Ubaldo Enrique López Naranjo.

FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

Clasificaron también para el torneo internacional Ventana sur a celebrarse del 16 al 20 de octubre en Bayamo, los atletas Pedro Emilio Hidalgo Zayas, de Bayamo, y Derek Alejandro González Hernández, de Villa Clara.

De izquierda a derecha Pedro Emilio Pedro Emilio Hidalgo Zayas, de Bayamo y Derek Alejandro González Hernández, de Villa Clara FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez 

El bayamés y granmense Yordan Javier de la Paz Carbajal mereció el primer escaño por el Grupo de desarrollo y la condición de Mejor atleta del certamen. Le secundan Alex Herrera Pedroso, de Villa Clara, y David Leyte Vidal infante, también de Granma.

De izquierda a derecha, Yordan, Alex y David Leyte FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

BLANCAS Y NEGRAS SÍ

Quienes se interesan por este deporte, aprenden al dedillo que desarrolla la mente, sin embargo, más allá de repetir esta frase hecha, los niños socializan durante su crecimiento, vencen temores, maduran, se defienden, se solidarizan, celebran y lidian con la pérdida.

Cierto respeto hacia la dignidad humana se sella cuando ambas manos se estrechan antes de la competición, o cuando el vencedor choca palmas y reconoce la valía del adversario pese a la derrota.

También es cierto que se disciplinan un poco, aunque a muchos, como a Yurislandy Hernández, les lleva tiempo el ser organizado y dejar de esparcir, cual una peregrinación de cerillos, los juguetes y el uniforme por toda la casa.

Allí lograr la concentración es difícil. Su hermana de tres años hace un lío por tomar las fichas y acaparar la atención, mas siempre dedica horas al estudio virtual del juego y a la lectura de historietas.

Leduar González Soler comparte al igual que Yurislandi esta experiencia de convivir con hermanas menores, pequeñas que ven en el Tata o el Tito de sus vidas el patrón a seguir, incluso si ello implica aprender ajedrez.

UN BUEN PENSAMIENTO AYUDA, PERO…

Yurislandi Hernández experimentó su primer cumpleaños fuera del hogar. Para nada extrañó el jolgorio casero, con atavíos infantiles y globos en colores, gracias a sus colegas y a los  trabajadores de la casa del Chef, quienes improvisaron las confituras del festín.

Yurislandi Hernández Elías/FOTO Anaisis Hidalgo Rodríguez

Para la ocasión, se hizo un auto regalo, ganar la partida de ese día y clasificar entre los tres primeros puestos del torneo. ¡Y lo logró!

Dice Yurislandi que un buen pensamiento siempre ayuda, una idea que defiende a punta de hechos el matancero Ubaldo Enrique López Naranjo: “Siempre me propuse obtener el mejor resultado y dar lo mejor de mí, mantener una mente positiva. Me enfoqué por estar entre los cinco primeros puestos y logré el tercero.

Ubaldo Enrique López Naranjo.

“En mí influye mucho la motivación, debo sentir que puedo alcanzar el primer puesto, no puedo bajar el ritmo. Voy a poner mi enfoque y dedicación para ser ajedrecista.”

Camagüey acaparó dos de las tres preseas principales del certamen. Sobre el entrenamiento que reciben sus muchachos, comentó Ernesto Echevarría Escalona, hace 17 años entrenador de ajedrez y director de la Escuela de niños talentos de ese territorio:

El entrenador camagüeyano Ernesto Echevarría Escalona junto al invicto Yurislandi Hernández Elías/FOTO Anaisis Hidalgo Rodríguez

“Hemos conformado un grupo de entrenadores con experiencia, de más de 20 años de trabajo, al cual se han incorporado algunos jóvenes.

“El adiestramiento comprende de 2:00pm a 6:00pm. De lunes a sábado reciben toda la preparación psicológica y ajedrecística.

“También llevan trabajo independiente a la casa, además de sus deberes escolares. Tiene que esforzarse para cumplimentar todo su entrenamiento.

“Se auto preparan constantemente, estudian en la computadores y con los libros, hacen trabajo de concentración y psicológico para prepararse y enfrentarse a los torneos. Los domingos realizamos topes de futbol.

“Al ritmo de las competencias hacemos reuniones de equipo, les transmitimos cómo marcha y la situación de cada jugador; finalmente les alentamos psicológicamente para que salgan a buscar  el triunfo y hacemos un llamado general a la combatividad para lograr la victoria del equipo”, destacó Escalona.

LA CASA INVITA

Justo es dedicar algunas líneas a Bayamo, sede del certamen, respecto a la cual se refirió Raúl Almeida, padre de Ubaldo Enríquez López Naranjo:

“He visto en Bayamo una de las principales sedes para acoger eventos de este tipo. Persisten facilidades económicas para personas con bajo y alto  nivel adquisitivo.

“Ha sido una digna sede, comparándola con torneos internacionales en los que hemos participado. El nivel organizativo ha sido positivo. Los árbitros han sido muy profesionales. El público bayamés ha demostrado que conoce de ajedrez y que vive para el ajedrez.”

academia de ajedrez Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo/FOTO Anaisis Hidalgo Rodríguez

Con un abrazo entre hermanos terminó el torneo nacional Aniversario 501 del ajedrez en Cuba, un certamen que los hermanó y solidarizó a todos como una gran familia en la que más allá de los resultados, de sus altas o bajas, se ganó  en unidad y amistad entre competidores, algo que embellece y prestigia el torneo en su segunda edición.

FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

 

FOTO/ Anaisis Hidalgo Rodríguez

Al clausurar la justa los chicos volvieron a olvidarse completamente de todo, retornaron a sus bromas y a los juegos con el tablet o el celular…una de sus tantas maneras de “escapar” de ese cautivante mundo de estrategias y pronósticos, de pérdidas y conquistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *