Retos y realidades de la producción arrocera en Cuba

El arroz se ha convertido en la base de la alimentación del cubano. Su consumo diario es prácticamente inamovible de la dieta
Share Button
Por Granma | 30 junio, 2020 |
1
Este año la producción total de arroz consumo en el país llegará a las 162 965 toneladas, a pesar de las dificultades y limitaciones materiales. Foto: Carlos Cánovas

Más que una simple guarnición –sujeta a cambios en dependencia del plato o la época del año–, el arroz se ha convertido en la base de la alimentación del cubano. Su consumo diario es prácticamente inamovible de la dieta.

En tiempos de enfrentamiento a la covid-19, cuando la producción de alimentos refuerza su condición de prioridad nacional, es oportuno volver a los indicadores actuales del programa de Desarrollo Integral del Arroz, aprobado desde septiembre de 2011 para reducir las cuantiosas importaciones de este cereal y, así, contribuir a la soberanía alimentaria por la que tanto aboga la nación.

De acuerdo con Lázaro Díaz Rodríguez, director de la División Tecnológica de Arroz, del Grupo Empresarial Agrícola, adscrito al Ministerio de la Agricultura (Minag), para este 2020 la producción no se ha visto tan afectada por el fenómeno de la sequía, como otros años (principalmente 2015), como por el recrudecimiento del bloqueo económico estadounidense. Desde los últimos meses de 2019, el programa se ha visto ampliamente disminuido, tanto que aportará, apenas, la insuficiente cifra de 162 000 toneladas para el consumo.

La unilateral política coercitiva del Gobierno de EE.UU. contra el país afecta particularmente la cosecha del grano por la baja disponibilidad de combustibles para maquinaria en tierra y la aviación agrícola, la inexistencia del fertilizante urea, y de otros insumos que inciden en la eficiencia del ramo.

Al reflexionar sobre el tema, Díaz Rodríguez asegura que Cuba necesita 700 000 toneladas de arroz para cubrir la canasta básica normada y el consumo social, por lo que es imprescindible fortalecer la producción nacional, con el objetivo de suplir, paulatinamente, los volúmenes importados del cereal en la mayor medida posible.

En este sentido, explica que con la reproyección del programa hasta 2030, se estima que el país aporte, desde la producción nacional, unas 600 000 toneladas destinadas al consumo interno, que representarían el 86 % de la demanda de arroz anualmente.

LAS VENTAJAS DE PRODUCIR ARROZ EN EL PAÍS

«De acuerdo con la proyección 2019-2030 (en 11 años) se deben producir en el país 5 769 800 toneladas, que al precio de compra en el mercado mundial, aprobado en el Programa de Desarrollo Integral del Arroz (520 usd por tonelada), representa 3 000 296 000 usd en sustitución de importaciones. El costo real de producción en el país es de 1 840 566 200 usd (319 usd por tonelada), dejando un efecto positivo (ahorro) de 1 159 729 800 usd. Como promedio anual se dejaría de gastar más de 105 400 000 mil usd. En el costo se incluye la amortización y la sostenibilidad», afirmó el directivo.

En aras de alcanzar estos resultados en proyección, los productores arroceros de la Isla redoblan esfuerzos y sortean dificultades cada vez más retadoras.

Recordó que en el año 2018 Cuba rompió el récord histórico de producción de arroz, con 304 000 toneladas, y aunque las proyecciones para 2019 vislumbraban una campaña exitosa, los resultados cayeron hasta las 246 700 toneladas.

PENSAR EN LO QUE SE PUEDE PRODUCIR EN CUBA

Con la disponibilidad de tierra y agua suficientes, uno de los principales retos es incrementar los volúmenes de siembra en cada territorio, donde sea posible el cultivo de esta gramínea. Esto, sumado a la productividad de cada palmo de suelo, donde germine el grano, son factores claves.

Con la divisa de pensar en todo lo que se puede producir en nuestras propias tierras, el Director de la División Tecnológica de Arroz, del Grupo Empresarial Agrícola del Minag, destacó que el plan de siembra de la campaña de primavera fue reajustado, a partir del incumplimiento de la campaña de frío.

Al cierre de mayo -dijo- de las 31 850 hectáreas planificadas, se habían sembrado 30 093, que representa un 94 % de cumplimiento del plan previsamente reajustado.

De forma global, se reajusta a 112 081 hectáreas, con estimados de rendimientos de 2.62 toneladas por hectáreas. (1.76 menos).

El directivo refirió que ante estas dificultades, y tras un análisis realizado con todas las empresas, unidades y productores arroceros del país, se valoró elevar los niveles de siembra en la campaña de primavera –con todo y la escasez de fertilizantes–, utilizando los recursos disponibles, producidos nacionalmente.

Este esfuerzo permitirá que la producción total de arroz consumo llegue a las 162 965 toneladas, y la entrega al encargo estatal del Ministerio de Comercio Interior de 104 000.

PERSPECTIVAS INMEDIATAS

Ante la interrogante de cuáles son las proyecciones más inmediatas y a mediano plazo para el incremento de los volúmenes productivos de arroz en la Isla, Díaz Rodríguez aseguró que  en el presente año se está recibiendo, a través de la Cooperación Financiera No Reembolsable a Gran Escala del Gobierno de Japón, un grupo de equipos por valor de diez millones de usd, que permitirán elevar los rendimientos de este preciado renglón.

Destacó la presencia de 199 tractores con rotovator, 398 juegos de ruedas motrices, 46 trasplantadoras autopropulsadas, 42 minicosechadoras, 41 sembradoras con sistema de bandeja, 415 800 bandejas, y un número considerable de piezas de repuestos para el equipamiento.

Además de ello -dijo-, durante este año nuestro país se beneficiará de los medios y equipos que, como parte del Proyecto Vietnam-Cuba, en su quinta etapa, aportará la parte vietnamita por valor de 20 millones de usd. En este convenio está incluido el completamiento de las brigadas de transformación de campos, sistemas de riego y viales para el arroz.

El Director de la División Tecnológica de Arroz, del Grupo Empresarial Agrícola del Minag, afirmó que, con las inversiones ejecutadas hasta la fecha en maquinaria agrícola, implementos, la industria del secado, la molinería y el transporte, más las que se ejecutan actualmente (11 secaderos de arroz, nueve plantas de beneficio, clasificación y tratamiento de semillas, 17 básculas de 80 toneladas para el pesaje y 14 bases de almacenamiento de arroz cáscara seco con 38 silos) se respaldan los niveles de siembra y producción planificada hasta las 550 000 toneladas de arroz consumo a partir del año 2025, y solo sería necesario el financiamiento anual que demanda su sostenibilidad, equivalente a unos 22 millones de usd.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El bloqueo está ahí por más de 60 años, pero no todo en Cuba es culpa de él. Debiera reconocerse ka ineficiencia, la corrupción y la improvisación como causas esenciales del déficit de productos para alimentar al pueblo y de otros renglones vitales. Desde hace muchos años escuchamos el mismo discurso vacío para justificar los planes que se incumplen.