Retos en tiempos de redes

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 3 junio, 2019 |
0

Las redes sociales entrelazan, nos conectan con los amigos  distantes, nos hacen partícipes del cake que no probaremos y la foto en que faltamos. Allí  los abrazos son virtuales; los besos no desgastan el labial y los te quierooooooo se tornan tan infinitos como pueda ser la añoranza.

 

Hoy la Web 2.0 compite con soportes de comunicación tradicionales como los diarios, lo cual obliga a los periodistas a estar más al tanto de cuanto circula en el ciberespacio y a apropiarnos de sus herramientas para enriquecer  la prensa y atemperarla al siglo XXI.

Acontecimientos como la última visita del Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez a Granma, ponen de relieve la importancia que estas nuevas plataformas sociales han adquirido en las redacciones periodísticas.

Sobre el uso que damos a Twitter o Facebook, qué contenidos compartimos, cuán dinámicos somos defendiendo nuestras ideas desde esta plataforma mediática y las formas en que ofrecemos los contenidos, se debatió en la Asamblea de balance de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) en la provincia.

Si antes el lector consumía los textos sin mucha capacidad de acción, ahora sus comentarios, búsquedas o publicaciones forman parte del contenido mediático, de manera que este lector- escritor nos obliga a tomar partido o no en sus criterios, aspecto en el cual aún somos pasivos.

Sin embargo, para debatir en las redes, es necesario tener conciencia de lo que defendemos para que los postulados no queden en el vacío.

Tampoco basta con el valor, es imperativo apropiarse de conocimientos históricos, culturales y tecnológicos para generar diálogos en la red atemperados a las nuevas formas de hacer periodismo.

Ajustarse a estos nuevos códigos de la comunicación y modos frescos de hacer, parten no solo desde la creatividad y el interés de cada uno, amén de las limitaciones, y  acercarnos a las historias de vida que permean la realidad.

Ante este reto la creación de espacios para socializar tales saberes se hace imprescindible, de ahí la relevancia que adquirirían las terminaciones de las aulas virtuales en las delegaciones de base, desde las cuales accederíamos a diferentes contenidos generados por el Instituto Internacional de Periodismo, las universidades y otros centros.

Mas, todo ello sería en vano si no alimentamos la sana ambición por aprender nuevos saberes y por escribir bien, más allá de lo circunstancial y lo efímero. De ese interés, como dijera la periodista Rosa Montero nace el buen periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *