Reverdece Troya, comunidad de Manzanillo

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 26 julio, 2016 |
0
Plantaciones de guayaba con riego por aspersión, en TroyaFOTO/Rafael Martínez Arias
Plantaciones de guayaba con riego por aspersión en Troya / FOTO Rafael Martínez Arias

Troya es el nombre del batey del desactivado central azucarero La Demajagua, en el municipio de Manzanillo, a cuya reanimación contribuye la presencia en su entorno de la Empresa de laboratorios biológicos farmacéuticos (Labiofam).

En la periferia de esa comunidad, vigorosas matas de moringa de más de cinco metros de altura, balancean sus vainas cuando la brisa sopla; plantaciones de frutabomba prometen “partos múltiples” de frutos, gracias a la fertilidad del suelo, las atenciones culturales y el riego por aspersión.

Cuando estén cargados de maduros frutos los guayabales, inundarán el ambiente con ese olor con el cual tenía fijación el escritor Gabriel García Márquez.

Allí son 80 las hectáreas cultivables y casi todas están en explotación. Con satisfacción cuentan sus trabajadores, que entre los cultivos permanentes sembraron zanahoria, cebollín, maní y tomate, cuya venta (del tomate) reportó 13 mil pesos, y más de 29 mil las guayabas acopiadas en dos hectáreas.

El antiguo taller de maquinado del central azucarero, sus tornos, taladros y otros equipos vuelven a la vida con la nostálgica colaboración de quienes los operaban, para brindar servicios a la Unidad Económica Básica (UEB) Troya, de Labiofam, y a terceros.

En equipos recién instalados en un local distante unos 15 metros del taller, se extraen con distintos fines,  aceites esenciales de maní, ajonjolí, girasol y moringa.

Idel Marrero Martínez, director de la empresa Labiofam Granma, expone que la UEB referida “tiene prácticamente el 95 por ciento de sus áreas sembradas con plantaciones permanentes de moringa, morera, guanábana, frutabomba, guayaba y plátano”.

Además, su personal trabaja en la recuperación de un centro de elaboración rústico, para procesar frutabomba y guayaba.

Manzanillo fue sede del 11 al 14 de este mes, de una reunión del Consejo de Dirección nacional de la Organización Superior de Dirección Económica (Osde) de Labiofam, cuyos integrantes visitaron, en Troya, las plantaciones e instalaciones mencionadas y elogiaron su buen estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *