Rinden tributo a iniciadores de la gesta independentista cubana

Share Button
Por Gisel García Gonzalez | 10 octubre, 2016 |
1
Samuel Calzada Deyundé, presidente de la Asamblea municipal del Poder Popular, rinde tributo al Padre de la Patria/ FOTO Luis Carlos Palacios
Samuel Calzada Deyundé, presidente de la Asamblea municipal del Poder Popular, rinde tributo al Padre de la Patria/ FOTO Luis Carlos Palacios

Con motivo de la celebración del aniversario 148 del inicio de la lucha por la independencia de Cuba, este 10 de octubre, sendas ofrendas florales fueron colocadas en los monumentos de los patriotas Carlos Manuel de Céspedes y Pedro (Perucho) Figueredo, erigidas en la Plaza de la Revolución de Bayamo.

Yanaisi Capó Nápoles, primera secretaria en funciones del Partido Comunista de Cuba en Bayamo y Samuel Calzada Deyundé, presidente de la Asamblea municipal del Poder Popular, rindieron tributo a los precursores de la gesta liberadora en nombre de los bayameses.

Vivian Infante Aldana, directora del museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, rememoró los acontecimientos gloriosos de aquel 10 de octubre de 1868, en el ingenio La Demajagua, cuando el Padre de la Patria declarara a sus esclavos hombres libres y los convocara a unirse a él en la lucha por la independencia del colonialismo español con un juramento solemne: ¡vencer o morir, pero nunca cejar en la justa demanda!

“Céspedes, protagonizaba así el acto cultural más importante de la historia de Cuba, cortando de un tajo los dos lazos del nudo que atenazaba al pueblo cubano, la dependencia a una potencia extranjera y la esclavitud de la raza negra”.

“La diferencia sustancial entre entonces y ahora consiste en que ellos, los del ’68, apenas estaban comenzando; mientras nosotros ya tenemos andado un trecho del camino glorioso, que fue abierto por aquellos héroes al costo de sus vidas, pues como afirmase el Comandante en Jefe Fidel Castro, ‘en Cuba solo ha habido una Revolución la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868, y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes”, expresó.

El historiador de la ciudad de Bayamo, máster en Ciencias Ludín Fonseca,  refirió que ese momento marca el nacimiento de la nación cubana, porque sin él tal vez hubiesen continuado los sueños autonomistas y reformistas.

“Son tres los grandes acontecimientos indisolublemente ligados, la declaración de la independencia de Cuba, el decreto personal, después generalizado, de la abolición de la esclavitud  y el nacimiento de la nación cubana; ese es el gran mérito de Carlos Manuel de Céspedes para las actuales y futuras generaciones, reconocerlo como el hombre que nos hizo venir al mundo, por eso lo llamamos el Padre de la Patria”, afirmó.

Este hecho histórico inició la Guerra de los Diez Años, Guerra Grande o Guerra del 68 (1868-1878), la primera de las tres guerras de independencia ocurridas en Cuba en la segunda mitad del siglo XIX, con carácter anticolonialista, antiesclavista y de liberación nacional.

Orgullosos de su historia, los bayameses rinden tributo a Carlos M. de Céspedes/ FOTO Luis Carlos Palacios
Orgullosos de su historia, los bayameses rinden tributo a Carlos M. de Céspedes/ FOTO Luis Carlos Palacios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hoy, 10 de octubre, es día de gloria para la Patria Cubana. Hace 148 años dimos el grito imperecedero de Independencia o Muerte. Ese día nació, en las mentes de los cubanos más preclaros de la época, la concepción de una nación libre y soberana bajo los criterios de igualdad y fraternidad. Los valores que rigieron las luchas en las Trece Colonias Americanas, o las ideas de la Ilustración que marcaron el destino de la Revolución Francesa, o las batallas sublimes de Bolívar al Sur del Río Bravo sellaron el destino de la Mayor de las Antillas. Esta tierra bañada por las cálidas aguas del Mar Caribe, que un día fue considerada por Colón como “la más hermosa que ojos humanos hayan visto”, no se aferraba a la tiranía y al despotismo. Buscaba la “dignidad plena del hombre”, como dijera Martí, y se lanzó a tres décadas de cruentas batallas por la libertad más completa que pueda alcanzarse. Generaciones de cubanos se encontraron en la batalla y miles ofrendaron sus vidas para hacer brillar la estrella, siempre solitaria, sin más apoyo que el valor de sus hijos huérfanos de derechos, Y aún, en medio de una historia azarosa que no siempre ha sabido rendir verdadero tributo a héroes inmortales o mártires anónimos, queda el recuerdo de sueños pospuestos, metas inconclusas, innecesarias frustraciones. Que sirva este día como ejemplo e inspiración para todos los cubanos que aman la libertad y persiguen el ideal supremo de Yara. No dejemos caer la espada. No nos rindamos en horas de angustia. Rescatemos los ideales más puros de la nacionalidad cubana. Alcemos juntos, cubanos de todas partes, la bandera más sufrida de todos los tiempos, y gritemos con más brío y vigencia que nunca: ¡Viva Cuba Libre!