Rinden tributo al patriota Francisco Vicente Aguilera, en Bayamo

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 23 junio, 2016 |
0
FOTO / Luis Carlos Palacios Leyva

Con una ofrenda floral frente al busto de Francisco Vicente Aguilera, ubicado en el conjunto monumental Retablo de los Héroes, de Bayamo, los citadinos rindieron tributo de recordación al destacado patricio bayamés en el aniversario 195 de su natalicio.

En su honor también, funge desde el día 22 y hasta hoy 23, la XIV Conferencia científica Nada tengo mientras no tenga Patria, auspiciada por la Casa de la Nacionalidad Cubana (CNC) y la Unión de Historiadores de Cuba, certamen durante el cual se analizará el legado de este pudiente patriota cuya fortuna puso sin reparos al servicio de Cuba.

Francisco Vicente Aguilera y Tamayo, Mayor general del ejército libertador y Vicepresidente de la República de Cuba en Armas, nace en Bayamo el 23 de junio de 1821, en el seno de una de las familias más acaudaladas de la región.

“Dejó para la posteridad como testimonio el gran sacrificio que se impuso por el bien de la Patria. En él cabe la frase lo dio todo, porque precisamente a la hora de decidirse por las armas, tenía tres ingenios azucareros con máquinas de vapor, proyecto revolucionador que modernizaba la economía bayamesa”, refirió en las palabras centrales la máster en Ciencias Damiana Pérez Figueredo, directora de la CNC .

“Poseía más de 800 esclavos y otros obreros asalariados, cinco comercios entre Bayamo y Manzanillo, panadería, confitería, puntos de ventas de carnes y leche; unas 300 fincas dispersas entre Santiago de Cuba hasta el sur de Las Tunas; dueño de casi siete casas en la ciudad de Bayamo y de unas diez mil caballerías de tierra y una fortuna en dinero líquido estimada en tres millones de pesos, además de unas seis mil cabezas de ganado vacuno y tres mil caballos”, enumeró Pérez Figueredo.

Desde que estudiaba el Bachillerato en leyes abrazó el ideal republicano y democrático. Ocupó cargos en al región del Cauto que lo hicieron mas admirado y respetado.

“Fue nominado Caballero alguacil mayor del Ayuntamiento de Bayamo, sindico del hato de Cabaniguán, Viramas y Jucaibama; alcalde primero de la jurisdicción de Bayamo y teniente de infantería de la compañía de voluntarios de esta ciudad, entre otros.

“Al ser inminente el estallido de la guerra de liberación en Cuba, en 1868, no vaciló ofrecer el dinero de la venta de su ganado para obtener el dinero necesario para la compra de armas y otros pertrechos de guerra.

“Secunda el alzamiento en su hacienda Santa Ana, el 14 de octubre de 1868, al frente de 150 hombres y bajo el juramento de luchar sin tregua hasta alcanzar la independencia.

“Cuando se le consultó sobre el incendio de Bayamo, ante la toma nuevamente de la ciudad por los españoles y la imposibilidad de defenderla, expresó: ‘Todo está perdido para mí mientras no tenga Patria. Los españoles están ahí, se apoderarán de Bayamo y de sus bienes, y nosotros no podremos defenderlos. Yo renuncio a los míos, rememoró Pérez Figueredo.

La investigadora, insistió en que Aguilera fue un hombre de carácter íntegro e intachable que dejó a sus hijos al fortuna mas sagrada: el sacrificio abnegado por la independencia de Cuba. Su espíritu, añadió, fue la representación máxima del espíritu de los hijos de esta tierra.

“Hoy, que la globalización neoliberal y los centros de poder mundial tienen como doctrina y ejercicio de dominación, la desmemoria y la destrucción de las historias nacionales, corresponde a las nuevas generaciones asumir un protagonismo más activo y responsable desde la ciencia y la enseñanza de la historia.

“La patria cubana requiere de encumbrar los más altos valores en las figuras más representativas de nuestra historia, porque es la historia de Cuba el más seguro sostén ideológico de nuestro proyecto nacional que en manos de maestros, políticos y ciudadanos afianza la identidad nacional”, finalizó Damiana Pérez.

Al acto de homenaje asistió Manuel Santiago Sobrino, Presidente de la Asamblea del Poder Popular en Granma, Wilber Jeréz, miembro del buró provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC), los primeros secretarios del PCC y presidentes de las asambleas municipales del poder popular de los 13 municipios de Granma, y el pueblo bayamés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *