Rosa La Bayamesa en la memoria cubana

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 19 octubre, 2017 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Una tarja a la memoria de Rosa María Castellanos Castellanos, conocida como Rosa La Bayamesa, fue develada, esta mañana, en el monumento que perpetúa su memoria, en el Consejo Popular que lleva su nombre, en Bayamo, capital de la provincia de Granma.

En la develación, efectuada como parte de las actividades de la Fiesta de la cubanía, Federico Hernández Hernández y Manuel Santiago Sobrino Martínez, máximos dirigentes del Partido y del gobierno en Granma, acompañaron al reconocido pintor, dibujante y escultor santiaguero Alberto Lescay Merencio, quien precisamente esculpió la figura ecuestre que allí honra a la ilustre mambisa, y la cual fue inaugurada en marzo del 2002.

El creador del monumento a Rosa La Bayamesa, Alberto Lescay junto a Federico Hernández Hernández, primer secretario del…

Publicado por La Demajagua en Jueves, 19 de octubre de 2017

Estudiantes de secundaria básica y preuniversitario se integraron en mayoría a la concurrencia del encuentro, devenido nuevo acercamiento de las nuevas generaciones a la historia patria, a la primera etapa de las luchas por la independencia, período en el cual Rosa La Bayamesa trascendió como guerrera y  desempeñó un decisivo papel en la atención a las fuerzas mambisas como cocinera, mensajera y en el cuidado de los heridos en campaña, pues tenía conocimientos de los síntomas más característicos de las enfermedades de la manigua.

En la tarja, donada por la fundación Caguayo, fundada por Lescay, se lee: ¿Cómo no voy a cuidar a mis hermanos que pelean? Ahí vienen que dan grima verlos, con cada herida y con cada llaga, y con más hambre… Yo cumplo con mi deber.

A propósito de la develación, el reconocido escultor destacó que la mambisa se emparenta con Mariana Grajales, con Vilma Espín, histórica representante de las féminas cubanas, y con todas las mujeres que en Cuba han hecho su historia maravillosa.

150131_0021

Agradeció una vez más la iniciativa de Vilma de concebir el monumento, y el que lo hubiera invitado a él a crear un espacio como ese, “dedicado a la mujer, y en este caso enfocado al naturismo, hacia la nobleza que tuvo esa negra, descendiente directa de esclavos, con una vocación hacia la salud, hacia la ayuda a los mambises con los recursos de la naturaleza.

“Rosa La Bayamesa, destacó, es un símbolo extraordinario de inteligencia, de patriotismo, de entrega, uno de los grandes símbolos de este país.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *