Salas de Televisión: impulsar cultura y desarrollo

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 29 marzo, 2020 |
1
FOTO Luis Carlos Palacios Leyva

Era 29 de marzo del 2002, un hombre de gran estatura y copiosa barba caminaba por la Sala de televisión de El Puntico, en Campechuela, sitio escogido para inaugurar ese programa a nivel nacional.

Cuentan que el Líder histórico de la Revolución se sentó en varios lugares para observar desde cuál se veía mejor el televisor, quería conocer hasta el más mínimo detalle; tenía la certeza de que estas instituciones contribuirían al desarrollo y la cultura en esos sitios alejados de las zonas urbanas, y no se equivocaba.

Fidel conocía que las salas de televisión podían contener de 30 a 60 sillas, además de un televisor conectado a sistema fotovoltaico, una minibiblioteca, mesas de juegos y sitiales históricos.

FOTO Yelandi Milanés Guardia

Transcurridos 18 años de aquel histórico suceso, La Demajagua dialogó con Lulubel Infante Girón, su directora en Granma.

“Surgió como parte de la Batalla de Ideas, con el objetivo de llevar la televisión a los pobladores de comunidades aisladas, para garantizarles información y distracción. Luego, fueron incorporados otros importantes fines, como elevar los parámetros de salud de la población, además de promover de diversas maneras la recreación y la cultura.

Son instituciones que no pierden su relevancia social, como unidades multifacéticas, útiles en las más diversas circunstancias.

Ahora, por ejemplo, cuando el mundo afronta el azote del nuevo coronavirus, que afecta a miles de personas en más de un centenar de países, las salas…están incorporadas al esfuerzo por educar a los ciudadanos, con la exhibición de videos instructivos. Constituyen una fortaleza.

“Desde los inicios hemos trabajado en conjunto con las direcciones de Cultura, Salud, Educación, Deportes,  Correos, Copextel y el Centro provincial del cine”.

Explica que los locales comenzaron a ser utilizados para la rehabilitación y evitar que la población se trasladara a la cabecera municipal a recibir el servicio.

Igualmente, ejecutan actividades de prevención y otras relacionadas con las labores del médico y la enfermera de la familia.

“Hay experiencias hermosas, entre las que se encuentra la rehabilitación de pacientes alcohólicos y acciones en contra del consumo de drogas.

“También funciona el programa Educa a tu hijo actividades de atención social. Asimismo, hemos creado grupos pertenecientes a la Asociación de Bomberos Voluntarios de Granma.

“En las salas de televisión exhibimos audiovisuales, efectuamos talleres de mujeres creadoras y trabajo de formación vocacional, mediante los círculos de interés”.

La plantilla de una sala es de tres a cinco personas, lo cual depende de la cantidad de pobladores de cada comunidad. Ellos participan en los diferentes procesos y actividades del barrio, tanto de índole político, como cultural y social, por eso no es extraño que en estos locales  se lleven a cabo asambleas campesinas y charlas educativas.

Sobre los retos, alegrías e insatisfacciones, Infante Girón afirmó que no están conformes con lo conseguido, pues precisan incrementar acciones en pro de la superación integral de las personas, elevar aún más los parámetros de salud y multiplicar la batalla contra el alcoholismo y el tabaquismo.

Además, con el apoyo de la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales nos proponemos divulgar las mejores prácticas y experiencias en la atención a los cultivos, para contribuir al anhelo de Granma de convertirse en el mayor polo productivo del oriente cubano.

“Nos llena de júbilo saber de la satisfacción de la población y el sentido de pertenencia y la entrega de nuestro personal. Nos planteamos priorizar tareas, como la comunicación institucional, la informatización, la gestión documental y el control interno, que influyen en el cumplimiento de la misión.

“Contamos con un perfil en Facebook, está en proceso la construcción de un sitio web, y perfeccionamos la creación de mensajes para la salud y la utilización de la medicina natural y tradicional. Sin embargo, nuestro mayor desafío es mantener la vitalidad del programa con el cumplimiento de las diversas tareas.

“A nuestro personal lo caracteriza el humanismo, pues los coordinadores, junto con los grupos comunitarios, visitan las familias y personas con situaciones de vida complejas”.

Asimismo, estos locales han cambiado el ambiente de esas poblaciones, gracias a este programa, hoy muestran una realidad diferente, y tanto niños, como jóvenes y ancianos, cada vez más, participan en las diferentes actividades culturales y recreativas.

Desde su surgimiento, marcaron un antes y un después en el desarrollo social y comunitario.

A pesar de que algunas han cerrado por la cercanía entre una y otra, y por la emigración de la población hacia otros lugares, las 414 que funcionan siguen siendo el centro cultural y recreativo de esos contornos.

La meta, según palabras de su directora, es llegar al XX aniversario más cerca de las ideas del Comandante en Jefe cuando gestó el programa, elevar su utilidad y el reconocimiento de su labor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Con trabajo sistematico y sobre todo la exigencia de los directivos se puede lograr esa aspiración, calidad humana y compromiso con el legado del Comandante existe.