Seguir a un elefante

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 25 mayo, 2019 |
0
FOTO Granma Travel

De una cuadra  a otra del Paseo bayamés de la calle General García y de esta a aquella inicial y así de nuevo otra vez, de aquí para allá, lleva al público el espectáculo Un elefante es cosa muy seria de Teatro de Luz de Camagüey, interesante propuesta en la XVIII edición de la Primavera Teatral que hasta este domingo 26 de mayo tiene lugar en Bayamo.

Inspirado en el cuento La niña y el elefante del sacerdote y teólogo brasilero Frei Betto, Un elefante es una cosa muy seria atrapa por parecer solo un espectáculo para niños con elegantes y llamativos diseños de vestuario, accesorios y muñecos, pero es una aproximación al teatro callejero para todo público por el contenido y los temas que aborda.

Un circo empobrece, migran sus actores en busca de mejores horizontes financieros y se ven obligados a entregar a una niña el elefante, único actor que queda. A regañadientes, el director acepta dar  el elefante a una niña que pasea al paquidermo por la ciudad pequeña llena de personas.

El dramaturgo y director artístico de la puesta en escena, el maestro Juan González Fiffe, director de Teatro Callejero Andante de Granma, trabajó duro junto a actores y el equipo técnico de Teatro de Luz,  para este montaje, autor del diseño y realización de muñecos, vestuarios, calzado, accesorios bien complejos que dimanizan y dan visualidad y atmósfera especial al drama.

Evelin Echezabal Antúnez, actriz del grupo Teatro de Luz de Camagüey, confiesa que entre Fiffe y Jesús Vidal Rueda Infante hay una vieja amistad y han mantenido a colaboración entre las agrupaciones. Además, explica que Teatro de Luz estila tener obras en su repertorio de otros directores que tienen interés en su compañía y que conciben espectáculos para ellos como en esta oportunidad.

Reconoce la joven que ha sido un trabajo difícil y arduo en cuanto  a los diseños y realización, también por la dificultad para encontrar todos los materiales, hacer la escenografía y la utilería, y lo  complejo del diseño de los muñecos, sobretodo del elefante; hay muchos recursos materiales  y financieros puestos en el  vestuario y el calzado adecuado para la función.

Teatro de Luz, explica Echezabal, ante la interrogante del apoyo institucional que reciben, dice que el grupo  cuenta con un fondo auto suministrado producto de la comercialización de los espectáculos, estrategia que les permite asumir estos retos de producción con la ayuda del Consejo Provincial  de las artes escénicas de Camagüey

Es una obra recién estrenada, con menos de diez funciones, que se llevó en abril al Festival de Teatro Callejero de Matanzas  y estuvo en el Festival de Juventudes Romerías de Mayo en Holguín, y este encuentro con el público de Bayamo ha sido significativo porque el grupo está logrando una mayor sinergia en la puesta.

La reacción del público ha sido espectacular, maravillosa, la obra amerita un espacio físico amplio y el traslado de los actores  hacia varios escenarios, es complejo porque necesita dos audios para la función y a veces no se puede lograr esto.

Las personas se identifican con la niña y el personaje del elefante, se ofenden por el rechazo de los antagónicos al paquidermo, hay una muestra de las peores pasiones humanas, la envidia, la arrogancia, la ambición, el egoísmo y contra estas la audiencia se proyecta protegiendo al elefante, porque es un símbolo de todo lo que es rechazado y sufre prejuicios.

FOTO Granma Travel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *