Sello de Caminantes

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 28 septiembre, 2018 |
0
De izquierda a derecha Rafael, Rodolfo y Reinier /FOTOS: Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- Basta mirarse entre sí y ya saben qué hacer, cómo enaltecer la obra musical que aderezada de responsabilidad, disciplina y consagración sustentan elogios en escenarios cubanos y extranjeros.

El 28 de septiembre de 1963 marcó el nacimiento del Trío Los Caminantes, hoy una institución distinguida entre las mejores de sus homólogas en el país, fecha que comparten orgullosos con la creación de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Rafael Remón Romagoza, su actual director, rememora que fue precisamente en un CDR donde surgió el trío, cuyos fundadores fueron Miguel de la Cruz, voz segunda, guitarra prima y director; Hugo Naranjo, voz prima y guitarra acompañante y Rafael González, voz tercera y guitarra acompañante.

“Con el paso del tiempo decayó un poco, hasta que Miguel me localiza y reiniciamos en otra fecha similar. Teníamos la influencia de los mexicanos Los Panchos, Los Tres Reyes, Los Caballeros, Los Ases y empezamos con un repertorio con números de ellos.

“Luego nos dimos a la tarea de crear el nuestro con obras de Juan Almeida, Soledad; Se pierde y se gana; los clásicos del pentagrama cubano con efectos de voces que nos identificaron muy rápido con el público.

¿Cuál es el estilo de Los Caminantes?

“Crear un estilo no es fácil, pero creo que hemos logrado ser originales dentro del panorama de este tipo de formato musical en la Isla.

La afirmación tiene sustento en la participación en 28 festivales y un “Sindo Garay”, en Santiago de Cuba donde alzan el máximo galardón.

“Fueron momentos muy gratificantes para los músicos, pero en esa misma ciudad tuvimos el honor de compartir varios actos por el 26 de Julio, en los que experimentamos el orgullo de interpretas nuestros temas para el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.”

Para ustedes México fue una plaza muy importante…

“Resultó entrañable: fuimos por un año y permanecimos por una década. Fuimos fortalecidos por la música cubana, nos comentaron ´ustedes van a bailar en la casa del trompo´ y dijimos: “ellos ponen el trompo y nosotros la cabuya.”

“Compartimos con Los Tres Reyes, les cantamos a ellos y les impresionó muchísimo la potencia de nuestras voces, lo calificaron de excelente, el sonido de los instrumentos; una experiencia maravillosa, linda porque los mexicanos bailaron con lo genuinamente cubano: obras de Matamoros, de Compay Segundo, de Ñico Saquito, y lo romántico de José Antonio Méndez, César Portillo de la Luz, Elena Burke y Omara Portuondo.

¿Sienten que son profetas en su tierra?

“Sí, plenamente convencido de ello. Las personas nos reconocen, distinguen lo que hacemos y nos muestran cariño y afecto, sentimientos que es recíproco. La música de tríos no ha muerto, ni morirá, pero siento que la están matando porque ha disminuido la promoción por todos lados. Las serenatas ya forman parte del recuerdo.

“A los jóvenes les gusta este formato, nos han pedido Ódiame, porque la cantó Cristian Castro; La Bikina, interpretada por Luis Miguel, pero nosotros las “montamos” hace más de 40 años; incorporamos piezas de Tony Ávila, Descemer Bueno y Lioni Torres. Queremos grabar un disco, pero las oportunidades son complejas en este minuto, hasta con el pago atrasado de las actividades.”

Actualmente, Rodolfo Hernández Jiménez, voz prima y percusión menor; y el joven Reinier Gorina Ortega, voz segunda y guitarra acompañante, completan la nómina de Los Caminantes.

El primero comenta: “Cuando a un número le queremos “sacar partido” nos consagramos en los ensayos porque es un poco difícil; uno siempre quiere que todo salga excelente, un compromiso de calidad. Recordamos con gran afecto y cariño a los iniciadores e imaginamos cómo vivirían ellos estos momentos. Sí, los aplausos emocionan, nos erizamos porque uno enaltece lo cubano.”

Gorina es músico de “corazón”, de esos que necesitan poco para encumbrarse al estrellato de los mejores como reconocen sus compañeros: “Somos una familia, me he disciplinado con ellos; aquí el valor de la responsabilidad y puntualidad son reglas de oro, hacer todo bien”, dice y recuerda que el gusto por la música de los tríos le viene por línea materna, aunque el padre disfruta siempre verlo en los escenarios.

Rafael, ¿hasta dónde serán capaces de llegar Los Caminantes?

“Hasta donde nosotros mismos nos propongamos. Se hace camino al andar, a lo que agregamos, “siempre apostaremos por el sello de Caminantes, por el buen andar.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *