Septiembre deviene prueba de fuego

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 6 septiembre, 2019 |
2
FOTO/ Omar Moreno

Evidentemente la  eliminación del cobro del servicio eléctrico en el hogar es un paso más en el esfuerzo del Estado cubano en la informatización de la sociedad.

Que Granma haya sido escogida para tan significativa evolución privilegia al sector eléctrico y a la provincia, aun cuando deban asumirse importantes retos, no exentos de complicaciones.

La prueba piloto será en la sucursal Bayamo, cuyos usuarios sólo recibirán el recibo de la factura;  Directivos de La Unión Eléctrica especifican que  deberán efectuar el pago mediante cajeros automáticos, celulares (con la aplicación transfer móvil), el correo, el banco y las ventanillas en las unidades habilitadas para ello.

La fuente añade que las prestaciones se extenderán de modo gradual.

Igualmente, directivos del sector proyectan en breve  la instalación de POS (pago mediante la tarjeta magnética) en las sucursales de la Empresa, como parte de las nuevas formas de liquidación y otras facilidades para los avezados en el tema.

El anuncio causa impacto no siempre positivo entre los abonados, y no es precisamente resistencia al cambio: las personas añosas a veces nos mostramos  zurdas de las dos manos en lo tocante a la poderosa tecnología; en cambio los jóvenes, nativos digitales,   beben ansiosamente de esa fuente y propagan sus frutos.

Otra dificultad innegable es la falta de acceso de la mayor parte de la población a teléfonos inteligentes para su conexión con ese nuevo mundo, y cuando los posee el quid radica en explotarlos del modo más conveniente.

Ya incluso gentes inescrupulosas que  hablan de cobrar a los que no saben o  no pueden hacerlo para evitar las colas que indudablemente esto generará.

Por otro lado, hace ya muchos meses realizamos (plural de modestia) varios trabajos para Radio Bayamo y este rotativo, pues recibimos quejas de personas que abonaron   puntualmente su consumo, y a pesar de ello, les fue cortada  la luz.

Indagaciones nuestras y respuestas oportunas de la Une y las entidades bancarias comprobaron fallas en el sistema; hoy constatamos avances salpicados de eventuales interrupciones  y las consiguientes  quejas  .

Muchos ancianos ven a la tarjeta magnética como enemiga, pero somos testigos de su utilidad y de que los empleados de la red bancaria ofrecen su aporte profesional y solidario para  resolver  situaciones ante el temido “tesorero”.

También pensamos en las aglomeraciones actuales en la etapa de fin de mes ante las oficinas de la Une, aun cuando la señalada para la prueba piloto multiplique  el número de ventanillas, puedan pagarse las facturas con la informatización en  correos y bancos; asumimos que este sería el aporte adicional de los eléctricos a sus queridos usuarios.

Los cobradores, imagina este comentarista, pasarán a otras funciones que de un modo u otro favorezcan la medida y a ellos mismos.

Recordemos: hace unos dos años, algunos de esos colectores se negaban a informar el monto de la cuenta, según decían por indicaciones superiores, y eso causó hondo malestar entre los abonados cuyas quejas llegaron hasta los medios informativos nacionales y la UNE nacional en busca de respuesta.

Hoy es diferente: septiembre será la prueba de fuego y esperemos que todo marche con signo positivo y, de no ser así habrá que “caerle”  cuidadosamente a las dificultades para que este paso tecnológico sea todo lo exitoso que se requiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Saludos, muy bueno que la prensa se haya aproximado a este tema pero creo falta a ella ser más incisivo en los problemas que de forma subjetiva aún limitan el comercio electrónico y su utilidad para bien de la población, ahora falta que no se le haga la guerra al pos como suele hacerse en algunas cadenas de tiendas, que no tengan comunicación obsoleta como suele ocurrir en la cadena TRD, donde pasar una tarjeta es el Niágara en bicicleta, por lo menos en Granma y donde con frecuencia no funcionan los pos y no los reportan en día, como suele ocurrir también en esta cadena, creo que todas esas vías de pago deben ser probadas y evaluar su efectividad si de una prueba piloto en la que cambiamos totalmente el sistema de pago va a ser implementada. Bienvenida la tecnología y con ello el cambio de mentalidad de los que brindan cualquier servicio.