Silencio de respeto y dolor (+ fotos)

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 20 mayo, 2018 |
0

Manzanillo.- Desde el mediodía del viernes, esta costera localidad en el oriente de Cuba no es la misma: el siniestro de un avión que salió desde La Habana con destino a Holguín es el centro de las conversaciones en cualquier sitio y el silencio en señal de respeto parece cubrir la ciudad, conocida como la Perla del Guacanayabo.

La conmoción se hizo más intensa cuando las noticias trajeron la confirmación de que en la nave murieron dos hijos nacidos en la segunda ciudad en importancia de la provincia cubana de Granma: primero fue el  joven de 32 años de edad, Yandro Enrique González Méndez, quien residía junto a sus padres en la capital de la Isla desde los ocho años.

Después certificaron  la muerte en el trágico suceso del matrimonio compuesto por Julio Toribio Espinosa Licea, manzanillero de cuna y su esposa Marisela, de la provincia de Holguín.

El cubano asume el sufrimiento ajeno como propio, íntimamente ligado a la solidaridad, la mano y el hombre amigo. Así se vive aquí.

Abrazo de consuelo

A sus 79 años Felipe Benicio Espinosa ha recibido una de las noticias más estremecedoras de los últimos tiempos: la muerte de su hermano y su cuñada en la aeronave Boing 737 – 200.

Así lo asevera con la vista cristalizada, sentado en la sala de su inmueble, el número 230 de la calle Astillero entre Purísima y San Salvador.

Felipe está muy conmovido desde que recibió la triste noticia.

Las remembranzas acuden en ráfagas a la memoria y las comparte, con visibles lágrimas en los ojos, con Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido en Granma y Manuel Santiago Sobrino Martínez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, quienes junto a otros dirigentes, llegaron a ese hogar para transmitir el acompañamiento de todo el pueblo  en tan duro instante.

Felipe, combatiente de la columna uno del Ejército Rebelde comandada por Fidel en la Sierra Maestra dice: “Mi hermano era una persona amable, honesta, dedicada por mucho tiempo a tareas de dirigente en entidades económicas de nuestra provincia. No tengo palabras para expresar el afecto que me han mostrado todos: vecinos, amigos y autoridades. Muy agradecido.”

 

“Es nuestro deber como cubanos sensibles”, aseveró el también integrante del Comité Central del Partido, Hernández Hernández, y agregó que en el orden sentimental todos estamos muy consternados.

“Los cubanos no vivimos muy frecuente ese tipo de tragedias que ha conmocionado al país y recibimos el apoyo de nuestros hermanos del mundo. Es un compromiso de familia acompañarlos.”

Yandro, sonrisa noble y tierna

El teléfono de la casa 87 de la calle Mercedes, entre San Javier y Quinta Avenida del Reparto Vázquez no para de sonar desde ayer en horas de la tarde:   allí vivió los primeros ocho años de su vida Yandro Enrique González Méndez, joven de 33 años, que falleció este viernes en el accidente de un avión al despegar del aeropuerto José Martí, de La Habana.

“Lo vi crecer. Era un niño muy intranquilo pero amable, noble”, nos comenta con dolor Vivian Sánchez Torres, una de las vecinas del hogar González Labrada.

Raquel Pérez Mendoza y su hija, Yurisel Álvarez Pérez también residen cerca de los familiares de Yandro, a quien coinciden en valorar como un muchacho atento, cariñoso y muy alegre y conversador.

La joven Yurisel, y su madre Raquel, coinciden en que Yandro era un joven muy cariñoso y conversador.

“Le encantaba visitar Manzanillo y bromear con los chicos de su edad, los contemporáneos con él. Gustaba sentarse en el malecón para disfrutar la brisa marina. Era trabajador: junto a su hermano abrió  un bar en La Habana. No solo la familia, todos sentimos el luto como propio.”

Natacha González Salatti, es tía política del joven, la esposa del tío Oscar: “Desde que se confirmó la fatal noticia recibimos el apoyo de los dirigentes del municipio, el consuelo y afecto en este momento de los vecinos y amigos.

Natacha es la esposa de Oscar, tío del joven Yandro Enrique.

“Oscar salió anoche junto a Alicia, la otra tía, hacia la capital para estar junto a Silvia y Enrique, los padres, en el sepelio de Yandrito. Las atenciones han sido excelentes”, manifiesta mientras las lágrimas corren por las mejillas.

Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido en Granma y Manuel Santiago Sobrino Martínez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular se despiden de la familia. Afuera llovizna y una leve brisa llega desde mar, ese que tanto disfrutaba Yandro, en cada visita a “ su querido  Manzanillo.”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *