Sin el proceso independentista no podría hablarse de cultura cubana

Share Button
Por Gisel García Gonzalez | 19 octubre, 2016 |
0
FOTO/ Rafael Martínez Arias
FOTO/ Rafael Martínez Arias

“Para que existiera propiamente una cultura cubana había de producirse primero la independencia total del país”, afirmó hoy el Doctor en Derecho y especialista en Ciencias Sociales Fernando Martínez Heredia, director del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello.

En su conferencia De las culturas en Cuba a la cultura cubana, ofrecida en Bayamo en el evento teórico Crisol de la nacionalidad cubana, el Premio Nacional de Ciencias Sociales y de Investigación Cultural, profesor titular de la Universidad de La Habana, establece al colonialismo español como el principal enemigo de la cultura cubana y realiza un análisis socioeconómico de la Isla de finales del siglo XVIII a mediados del siglo  XIX, antes del inicio de la guerra de independencia, cuando el patriota bayamés Carlos Manuel de Céspedes destrozó los imposibles.

Martínez Heredia refiere que la moderna clase explotadora de la época, poseía vínculos muy importantes con los centros del capitalismo mundial, enorme preeminencia dentro de la isla y relaciones profundas con la metrópoli española, pero a pesar de sus cuantiosos medios, su altísimo lugar social, sus relaciones internacionales, su capacidad de negociación, tan opresiva como entreguista y fomentadora de la esclavitud, era incapaz de convertirse en clase nacional e independizarse de la colonia.

“Le sobró maldad y le faltó grandeza”, expresó el investigador que describe a las culturas existentes como grupos diversos, relacionados por el origen extranjero, la esclavitud, la opresión, la hostilidad entre ellos o las vidas separadas por los estamentos y las regiones, sin aludir  apenas al entramado de diferencias sociales, de medidas legales y las variadas contradicciones en las costumbres y creencias.

Las muestras de resistencia cultural y de oposición a la dominación no eran suficientes para pensarse una identidad nacional, llegar a la conciencia más general de cubano, no existió una cultura cubana, sino varias culturas en el país hasta el finales del siglo XIX, cuando la Guerra del ‘95 constituyó un acontecimiento decisivo dentro del proceso de formación de la nacionalidad  que favoreció que  las culturas de Cuba, alejadas o en conflicto durante el período colonial, se fusionaran con un orgullo ganado a costa de un mar de sangre durante las luchas por la independencia.

Al término de su lectura, Fernando Martínez Heredia recibió un reconocimiento por su desempeño ejemplar, su obra culta y liberadora, esencial y objetiva, otorgado por la Dirección provincial de Cultura y la Casa de la Nacionalidad Cubana, que celebra hoy sus 25 años de creada.

El evento teórico Crisol de la nacionalidad cubana, dedicado, en su edición 24, a los aniversarios 80 de Bayamo Monumento Nacional y 60 del Desembarco del Granma, concluirá esta tarde con la conferencia Identidad y derecho de los pueblos indígenas de Guatemala, a cargo del excelentísimo señor Juan León Alvarado, embajador de esa nación en Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *