Sobrio homenaje a David Chacón, un periodista de altura

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 10 marzo, 2016 |
1
historia-contada
En pantalla, en primer plano David Chacón Rivas con su esposa FOTO / Luis C. Palacios Leiva

Vivo, meticuloso, puntual, estuvo hoy en la redacción y pasillos del periódico La  Demajagua, de la provincia de Granma, David Santiago Chacón Rivas.

La muerte detuvo su corazón aquel fatídico 20 de julio de 1991, al accidentarse el camión en que regresaba de una jornada en la cual en lugar del lapicero y agenda de periodista, empuñó instrumentos agrícolas, para contribuir a la producción de alimentos, pero no mató su ejemplo.

Al reportero de solo 37 años de edad, corresponsal de guerra en Angola, dedicó, este 10 de marzo, su espacio Tengo una historia que contar, la delegación de jubilados y colaboradores de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) en Granma.

Tras la lectura del panegírico sobre el colega, por Ángela Valdés García, presidenta de dicha delegación de base, compañeros y amigos de David hablaron de su proverbial disciplina, de su valentía y ética profesional, que devienen ejemplo para las nuevas hornadas de profesionales de la prensa.

A los ojos de su esposa Mayra, sus tres hermanas, un hermano y una sobrina presentes, asomaron lágrimas al escuchar anécdotas sobre el ser querido y verlo, en imágenes fotográficas   entrevistando al Comandante Juan Almeida Bosque; presidiendo una reunión del comité de base de la Unión de Jóvenes Comunistas, del cual era su secretario general; con un fusil AKM en la lejana África; feliz el día de su boda y  en el primer cumpleaños de su  hija Yanelita.

Pero a sus labios afloraron, también, sonrisas de agradecimiento a quienes, como ellos, mantienen vivo a David Santiago Chacón Rivas, siempre dispuesto, siempre exigente, siempre cumplidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Efectivamente así fue nuestro David, a quien admiramos y amamos como compañero y amigo, lamento no haber podido estar allí, aunque sí estuvo mi corazón y pensamiento.