Con sol y calor, una misión posible (+ audio)

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 24 abril, 2020 |
0
Recuperación de tierras que se encontraban improductivas y llenas de maleza FOTO/Jorge Luis Morales Arias

Para el personal que labora en el polo productivo de cultivos varios Cautillo-Bejuquero, en el municipio de Bayamo, aumentar sus producciones deviene misión combativa en la actual batalla de enfrentamiento a la Covid-19 que libra el pueblo cubano.

Bajo el quemante sol y volcánicas temperaturas de estos días, en las áreas en producción sus trabajadores cosechan plátano burro, boniato, yuca, calabaza y otros productos, cuyo destino son los mercados y mercaditos (placitas) agropecuarios, hospitales y otras instituciones sociales asentadas en la capital provincial de Granma.

De igual modo, siembran los terrenos listos para recibir las semillas y acondicionan aquellos recién cosechados o que se encontraban improductivos.

Al acompañar a un equipo de periodistas en un recorrido por áreas de la zona nombrada Cautillo, Juan Rogelio Hernández Montero, director de cultivos varios de la empresa agropecuaria Bayamo, aclaró que el polo lleva, también, el nombre Bejuquero, porque en el sitio homónimo, en Julia, “hay dos UBPC (unidades básicas de producción cooperativa) netamente plataneras, que tienen 324 hectáreas (ha) sembradas de plátano burro y aportan, diariamente, 10 toneladas de esa vianda”.

El polo abarca, precisa Hernández Montero, dos mil ha, de las cuales están en explotación mil 750; las 250 restantes  tienen mucha breña, trabajándose con maquinaria pesada en su recuperación para tenerlas listas al finalizar el mes de junio próximo.

Aclara que esos terrenos se infectaron de maleza al desaparecer el contingente agrícola Carlos Manuel de Céspedes, cuyos mil 500 integrantes atendían las áreas de la desaparecida empresa de cultivos varios Cautillo.

Su recuperación inició en octubre de 2016, en respuesta a un llamado al respecto formulado por el primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Granma, a lo que contribuye en buena medida la entrega de tierra en usufructo, pero aún es insuficiente la fuerza de trabajo.

Juan Rogelio Hernández Montero FOTO/Captura de pantalla CNC-tv

Juan Rogelio Hernández Montero expone que su entidad tenía en plan sembrar en la presente campaña cuatro mil 243 ha y debido a la situación creada por la Covid-19, hizo el compromiso de sumar a dicha área mil 500 ha más.

Por el motivo indicado, son priorizados los cultivos de ciclo corto, como boniato, calabaza, yuca de la variedad Enana Rosada y de otros clones que a partir de los cinco, seis meses, están de cosecha.

“De esta zona donde nos encontramos, cada día salen más de 15 toneladas de viandas. El polo (Cautillo-Bejuquero) tiene potencial para abastecer a la ciudad de Bayamo. Tenemos contratado entregar este año 15 mil toneladas de viandas para el pueblo bayamés”, enfatiza el directivo

Cuatro unidades básicas de producción cooperativa (Ubpc), igual cantidad de cooperativas de créditos y servicios (CCS), una unidad empresarial de base (UEB) y los 700, aproximadamente, usufructuarios, componen el referido polo productivo.

Para incrementar su eficiencia, en las proyecciones de la empresa agropecuaria Bayamo   figura, explica Hernández Montero, entregar más tierras a los usufructuarios más productivos, Apoya con fuerza calificada a las CCS y suministrales clones de alto potencial productivo, que les permita “sembrar y sacar a cada porción de tierra el mayor rendimiento posible”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *