Sólida y con buenas perspectivas economía de Bolivia en 2018

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 28 noviembre, 2018 |
0
La Paz – Sólida, predecible y con buenas perspectivas, son algunos calificativos para definir a la economía de Bolivia durante 2018, período que prevé cerrar con 4,61 por ciento de crecimiento, la tasa más alta en Sudamérica.

El consumo interno, la inversión, formación de capital y demanda intermedia fueron algunos de los factores que favorecieron al modelo económico del país sudamericano, los mismos que permitirán continuar con su desarrollo en 2019.

Al valorar esa situación, el presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, comentó que, en contraste, América Latina muestra un decrecimiento en ese sector por los problemas que enfrentan Brasil y Argentina, sus principales economías.

Ramos aseguró que tener un modelo que no sólo se basa en la exportación de productos con buenos precios en el mercado, como el gas y los minerales, es el factor fundamental que dinamiza al sector.

El secreto de liderar en los últimos cinco años el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en el continente sudamericano estuvo en la recuperación del excedente que, transformado en inversiones bien canalizadas, permitió la integración del país, la diversificación productiva, autosuficiencia alimentaria y mejoramiento en las relaciones regionales, concluyó Ramos.

Otros aspectos favorables para el crecimiento económico de Bolivia durante 2018 fueron la recaudación impositiva superior a 15 por ciento respecto al año pasado, el desarrollo de la minería, la reorientación de la banca hacia el sector productivo, el incremento del crédito en 14 por ciento y la mora (créditos impagos) más baja de la región.

Las políticas implementadas por el Gobierno fueron alabadas en mayo por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), durante un seminario internacional sobre Evaluación y perspectivas de la economía boliviana y de la región, realizado en los departamentos de La Paz y Santa Cruz.

El jefe de la Unidad de Financiamiento de la Cepal, Esteban Pérez, propuso sostener el nivel de inversión pública como factor dinamizador del crecimiento económico y aseveró que los logros sociales como la reducción de la pobreza, el pago de bonos sociales, mejoras en el sistema de salud, entre otros, ‘son bien vistos en la región’.

Pérez resaltó además las iniciativas para diversificar la economía nacional, ejemplificadas en la industrialización del gas con la planta de urea y amoniaco en Bulo Bulo (Cochabamba), y la exportación de gas licuado de petróleo con la planta separadora de líquidos de Gran Chaco, Tarija.

A su vez, el titular del sector, Mario Guillén, identificó en aquel momento como gran desafío para los próximos años evitar que los tres millones de bolivianos que salieron de la pobreza vuelvan a esa condición.

En 2005 Bolivia tenía 3,3 millones de habitantes con ingresos medios y en 2017 ese indicador subió a 6,5 millones de personas, señaló Guillén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *