Sonata para piano, a un director de orquesta sinfónica

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 4 agosto, 2020 |
1
Foto Cortesía del artista

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el teatro de la ciudad, una voz en off exige el apagado de celulares mientras el joven director inclina el busto desde el proscenio, comienza la Sinfonía Nº 5 de Beethoven, interpretada por el Proyecto de Sinfónica de Granma.

OBERTURA

“Desde pequeño quería ser violinista para tocar en la Original de Manzanillo, por eso comencé a estudiar violín en la Escuela Rafael Cabrera, de Bayamo, con el maestro Manolito Cedeño.

“También me interesaba el mundo científico, mi otra pasión, hasta que me decidí por la música, realicé el pase de nivel y me fui para la Escuela Nacional de Arte (ENA), a cultivarme en el instrumento bajo el asesoramiento de la profesora Carmen Amador.

PRIMER MOVIMIENTO

“En el referido centro cursé cuatros años de la carrera, allí conocí de cerca cómo es la vida de un músico y me incliné por lo clásico, toqué en la Sinfónica de la escuela junto al maestro Andrés Alén Rodríguez, uno de los más grandes pianistas cubanos contemporáneos .

“Como agrupación acompañante participamos en varios Cubadiscos, en los Festivales de la canción infantil Cantándole al sol y apoyamos a Esther Borja Lima, una de las principales intérpretes de la música de Gonzalo Roig, en algunos homenajes a ella realizados.

“Me gradué a los 19 años de edad, quería ser profesor de violín y regresé a Bayamo a impartir clases de la especialidad, pensando siempre en crear una orquesta de Cámara, motivo por el cual ensayábamos por las noches, para no afectar la docencia

SEGUNDO MOVIMIENTO

“El entonces viceministro de Cultura, Abel Acosta, quedó encantado con la sonoridad de nuestra agrupación y me embulló para que estudiara dirección, pensando en una futura sinfónica para Granma.

“A los pocos días me informaron que el maestro Enrique Pérez Mesa, líder de la Sinfónica Nacional, impartiría un curso preparatorio para futuros directores y a la capital partí en busca de esa experiencia.

TERCER MOVIMIENTO

“Para entrar al Instituto Superior de Arte, (ISA),en la referida especialidad, es necesario conocer las técnicas de dirección y tocar piano, como era poco aventajado en el instrumento y tampoco estudié lo suficiente, no me presenté y permanecí muy deprimido, espiritualmente, durante algún tiempo.

“El maestro Guido López Gavilán visitó Bayamo, le conté lo sucedido y su respuesta me resultó alentadora:

-Hay muchos directores que no son pianistas, preséntate, si eres bueno dirigiendo llegarás al ISA- y tomé en serio aquel consejo a tal punto que soy el único director de orquesta, en Granma, graduado de nivel superior.

CUARTO MOVIMIENTO RÁPIDO

“Construir una composición musical junto a otros músicos, ponerla a disposición del público y apreciar su disfrute, sentimientos y emociones, es

la pasión que siento cuando me enfrento al trabajo.

“Todo marchaba a una velocidad asombrosa para evaluarnos en el pasado mes de marzo, apoyado por los maestros Iván Valiente Valdés, Guido López Gavilán y Enrique Pérez Mesa, sin embargo estos meses de pandemia nos envolvió en un vacío.

“Una orquesta sinfónica es la existencia cultural y musical más complicada que existe, por el soporte logístico que requiere, sólo con el apoyo de las máximas autoridades de la provincia haremos realidad este sueño de Granma”.

ALLEGRO MODERATO

El aplauso multiplicado anuncia que el concierto llegó al final, la voz en off agradece la asistencia y precisa que mañana acudirán al encuentro Johann Sebastian Bach, Frédéric François Chopin y Franz Peter Schubert ,una invitación de lujo para compartir junto a los clásicos de todos los tiempos.

Responder a Gualterio Nunez Estrada Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *