Con sudor trotan los caballos

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 17 agosto, 2018 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios Leyva

Aunque nunca jugó béisbol, el político inglés Sir Winston Churchill (1874-1965)  nos dejó para la posteridad una frase que, habiendo nacido en un discurso,  se aplica hoy en numerosos escenarios de la vida, incluyendo la pelota.

Me  refiero a “sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas”. La  expresión serviría ahora mismo, por ejemplo, para reflejar las cuatro  victorias obtenidas por Granma en la joven Serie Nacional de Béisbol (SNB), torneo que ya tiene preocupados a ciertos aficionados.

Los bicampeones de Cuba ganaron sufriendo 8-7 ante Las Tunas en el  partido inaugural, superaron a Santiago de Cuba en su único triunfo de la primera subserie 5-1 y luego derrotaron a Guantánamo 3-1 y 7-6, en esta última ocasión in extremis, en un choque que se extendió durante más de cinco horas y 11 capítulos.

“No estamos bateando, este equipo tiene que levantar”, me aseguró durante una de las prácticas en el estadio Mártires de Barbados el coach Luis Ferrales, uno de los que reafirma lo sabido: si los Alazanes no despliegan su potencial ofensivo difícilmente podrán incluirse en la segunda fase del campeonato.

Ese debería ser su punto fuerte, pero la práctica ha desmentido hasta este momento tal teoría.  En los tres duelos contra los Indios del Guaso, por ejemplo, solo se anotaron 12 carreras en 28 entradas, pero cinco de estas fueron con la aplicación de la famosa regla IBAF. Es decir,  hubieran sido siete en toda la subserie de no haber existido el “alargue”.

Contra las inspiradas Avispas también marcaron solo siete rayas en tres partidos y así, como suele decirse en el argot popular, no se puede ganar. Para colmo de males, la defensa, otro de los puntales del conjunto, no ha brillado como en torneos precedentes.

Afortunadamente, esa merma ofensiva ha llevado a darle juego a figuras nuevas como Darien García y Melquiades Iznaga, un novato pimentoso que agrada a la afición por su manera de proyectarse en la grama.

Sin embargo, no se ha movido del line up al cuarto bate Lázaro Cedeño, a quien parece necesario “bajar”, no solo por su improductividad, sino también por la manera en que le está tirando a la bola. Un “refresco” nunca viene mal en los momentos de slump.

Aun con las sombras,  los discípulos de Carlos Martí muestran balance de 4-3, que los ubica séptimos en la tabla de posiciones.  Numéricamente no es comienzo pésimo, pero no debemos olvidar que los granmenses chocarán contra los hipotéticos ocho equipos más fuertes en la recta final de la etapa clasificatoria.

Este sábado los actuales monarcas iniciarán un interesante duelo, tal  vez contra la selección de mejor pitcheo de la lid: Camagüey. Obtener dos triunfos en estadio rival contra los Toros sería un resultado fabuloso y vencer una vez no avergonzaría.

Luego, los Caballos se dirigirán al Calixto García para enfrentar Holguín, el único elenco que no ha ganado en esta contienda (0-6).  Perder esa subserie sí ruborizaría a cualquier seguidor de los nuestros. Pero esperemos que lleguen por lo menos dos éxitos, aunque impliquen sufrir y sudar un poco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *