El sueño coronado de Misleydis

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 13 noviembre, 2021 |
0
FOTO/ Tomada de Jit

Saberse medallista olímpica, después de colgar la “bala”, sigue siendo el mejor premio a su carrera atlética. Sin embargo, Misleydis González Tamayo no tuvo el privilegio de subir al podio, porque dos tramposas se lo impidieron en Beijing 2008.

Ni haber estampado allí -en el majestuoso Nido de pájaro-, lo más sobresaliente de su trayectoria, en cuanto a marca se refiere, le alcanzó para coronar un sueño.Entonces, el envío de 19.50 metros, apenas le sirvió para ubicarse en cuarto lugar y coquetear con las preseas.

Pero el tiempo y los adelantos científicos le devolvieron la ilusión a la oriunda de Malvango (poblado rural de Bayamo). Nueve años después mereció un metal plateado y, de paso, elevó a seis el número de atletas granmenses premiados bajo los cinco aros.

Las pruebas antidoping atraparon a las bielorrusas Nataliya Khoronenko-Mikhnevich y Nadezhda Ostapchuk, plata y bronce, en ese orden, “nunca lo sospeché”, dice vía whatsapp, desde su casa en el municipio de Jaruco, Mayabeque.

Otra recompensa también llegó después de su retiro, al quedar invalidado el segundo lugar de Ostapchuk, en el Campeonato mundial bajo techo de 2008, en Valencia (España), con lo que Misleydis escaló del cuarto puesto, para colgarse un bronce impensado.

Casi una década después, aún extraña la época de cuando se codeaba con lo que más valía y brillaba de la bala femenina en el orbe, “dediqué parte de mi vida a este evento y es algo que no se borra tan fácil”, revela la dos veces monarca en Juegos Panamericanos (Río de Janeiro 2007 y Guadalajara 2011).

-¿Y aquellos duelos con la casi invencible, la neozelandesa Valerie Adams (antes Vilie)?

-Marcaron una experiencia positiva para mí, siempre fue una atleta a seguir por su naturalidad, sencillez y condiciones físicas.

-Su especialidad es una de las más longevas del atletismo, ¿considera que se retiró más temprano de lo que hubiese querido?

-No. Pienso que me fui con buena edad, el objetivo era ser madre.

-¿Se imaginaba lejos de los estadios, después de retirarse? –

-Siempre hay un principio y un final, los primeros años no fueron fáciles, pero después te vas adaptando.

Luego de algún tiempo y con la enorme responsabilidad que implica ser madre, Misleydis regresó al estadio Panamericano, de La Habana, con la única misión de guiar los pasos de la más joven generación de balistas cubanos. De hecho, ya destaca su labor como entrenadora, “desde el 2019 trabajo con el capitalino Juan Carley Vázquez”, el último campeón mundial juvenil de Cuba (Nairobi 2021).

“Con el tiempo tan corto que trabajamos por la Covid-19, no pensé que fuera medallista, pero apareció el resultado”, confiesa animada, sobre el título de su alumno en la cita kenyana, de agosto pasado.

-¿Entre atleta y entrenadora, qué rol ha disfrutado más, cuál es el más difícil para usted?

-El que más disfruté fue el de atleta, es más difícil ser entrenadora.

-¿Y Malvango, su familia, su gente…?

-Todos están bien; a mis padres los traje conmigo, viven a solo dos cuadras de mi casa.

PRINCIPALES RESULTADOS

Juegos olímpicos: Atenas 2004 (6ta), Beijing 2008 (plata); Londres 2012 (quedó en la fase de clasificación).

Campeonatos mundiales al aire libre: Helsinki 2005 (10ma), Osaka 2007 (11ra), Berlín 2009 (8va), Daegu 2011 (quedó en la fase de clasificación).

Campeonatos mundiales bajo techo: Budapest 2004 (6ta), Valencia 2008 (bronce); Doha 2010 (7ma) y Estambul 2012 (11ra).

Juegos panamericanos: Santo Domingo 2003 (4ta), Río de Janeiro 2007 (oro) y Guadalajara 2011 (oro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *