Familia

Por Elizabeth Reyes Tasé | 23 agosto, 2018 |
0

Mascullando arrepentimientos, sinsabores y hasta algún injurio, el anciano abandona la sala de su casa mientras frente al televisor las bisnietas brincan y cantan al compás de un sinfín de dibujos animados.