Como talismán enfiló la cultura en la serranía

Share Button
Por Aleidis Cuba García | 12 febrero, 2020 |
2
FOTO/ Aleidis Cuba

Nicolás Javier Yaqui Labrada, nació el 27 de mayo de 1941  en uno de los pequeños poblados de Camagüey, Santa Cruz del Sur, donde  transcurrió su infancia.

Su primera incursión en el arte comienza a la edad  9 ó 10 años  cantando en la Feria de las Flores que se realizaba cada año en su  terruño natal, allí se ganaba unos centavos para sustentar la familia.

SIEMPRE QUISE ESTUDIAR ARTE

Todo empezó un día cuando vi en un periódico una convocatoria para la escuela de arte en la Habana, vocación tenia, siempre quise estudiar arte, pero mi abuela Zoila con quién vivía se oponían a que estudiara, prefería que cantara en la Feria de las Flores para que llevara dinero a casa.

Heriberto, casado con la tía Tomasa, firmó la planilla como tutor, enviándola a la Habana, a los 15 o 20 días recibí un telegrama donde decía: aceptado para la escuela de arte. Me fui por la ventana escondido, me escape y llegue a la Habana.

GRACIAS A LA REVOLUCIÓN PUEDE ESTUDIAR ARTE

Gracias a esta hermosa obra de la Revolución cubana yo pude estudiar arte, graduándome el día 23 de septiembre de 1963 en la especialidad de teatro.

Mi ubicación laboral fue en Guisa, no conocía nada del poblado, imagínese era un muchacho, llegue en el mes de diciembre del año 63,  tuve que desarrollar la labor de Director de Cultura y profesor – instructor, forme el grupo de teatro Batalla de Guisa y  varios conjuntos musicales, además  cantaba y bailaba. En el 1964 participé en un festival nacional como bailarín obteniendo premio, logros que empecé a darle a Guisa.

Organice el movimiento de artistas aficionados en la localidad, además el primero que enseñó teatro y pantomima a los pobladores de estos lomeríos, abrí una casa de cultura donde era la Sociedad de Negros, en 1983 se crean las instituciones básicas de la cultura y desde entonces se instituye como casa de cultura Olga Alonso González.

Forme generaciones de instructores de arte que hoy son mi orgullo, entre ellos mis tres hijos Marbi, graduado en la especialidad de teatro, cine y televisión, hoy director del centros provincial de las artes escénica en ciudad de la Habana,  Noelia, directora del grupo profesional Ategua de de Manzanillo, Nelia,  profesora instructora de la Brigada José Martí, en la manifestación de teatro, mi esposa Aida, aficionada durante más de 27 años del grupo de teatro batalla de Guisa, lo que quiere decir que estoy realizado, pero no me desapego por nada de la cultura, es mi vida,  sigo aportando hasta que tenga fuerzas.

UN HOMBRE DE TEATRO EN UN PUEBLO PEQUEÑO.

Crea el grupo de teatro “Batalla de Guisa” y la primera obra que puso en escena fue “Patria o Muerte” con la cual ganó premio en el Festival Regional en Santiago de Cuba.

Batalla de Guisa fue por muchos  años  uno de los grupos de teatro más representativos de la provincia Granma en el arte de las tablas con el talento aficionado,  destacándose en eventos y  festivales.

ARTISTA DE PUEBLO Y PARA EL PUEBLO

Fue el iniciador de los recorridos y  gira a pie por más de un mes  a lugares intricados y de silencio de la Sierra Maestra. Yaqui, como cariñosamente lo conocemos fue director y profesor de teatro en la Escuela de Instructores Voluntarios en Minas del Frío y  Buey Arriba.

Como un talismán enfiló el teatro en la serranía de esta región montañosa de Cuba junto a la joven Olga Alonso González quienes recogían  café por el día y en la noche se presentaban como artistas en los secaderos de Victorino en plena Sierra Maestra.

Ha estado presente en varios festivales de la ANAP y Festival Cucalambeano, de tradiciones campesinas Eduardo Saborit, comunitarios, de pioneros aficionados, de la FEEM y otros. Participó en los seriales televisivos: El joven Rebelde, Juan Pampiro Timberete, “Llegaron los rebeldes” y en la película La Primera Carga al Machete.

Su talento no se detiene, cuenta con más de veinte obras de teatro de su propia autoría que son llevadas a escenas por las nuevas generaciones del arte de las tablas.

La Asamblea Municipal del Poder Popular en el territorio le otorgó la condición de hijo adoptivo por la obra de toda la vida en el desarrollo cultural del municipio.

Talentoso por naturaleza, cuenta con la distinción por la Cultura Cubana, medalla  Raúl Gómez García y Jesús Menéndez,  premio nacional Olga Alonso y de cultura comunitaria, entre otros lauros que hacen de este hombre un verdadero artista del pueblo y para el pueblo.

Hoy con 78 años sigue aportando a la programación cultural de la casa de la cultura Olga Alonso González, así está presente en actividades de impacto cultural, el área de tradiciones campesinas todos los años en el marco de la jornada de la cultura, es impulsor y promotor por excelencia del certamen  la Flor del Café y sus pétalos, evento que esperan cada año el guisero y su familia   en cada fiesta popular.

Si porque Yaqui es de esos hombres de estatura mediana pero con un gran corazón, sentido de pertenencia, fidelidad, consagración,  amor por la Revolución y ésta Cultura que lo formó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *