Teatrista y “guerrillero” con la mochila repleta de sueños

Share Button
Por Zeide Balada Camps | 31 diciembre, 2015 |
0

SONY DSCEn el lejano febrero de 1965 emprendió el camino teatral sin saber que este año al cumplir 50 años de vida artística, continuaría en ese rumbo con motivaciones renovadas. Tal vez, René Reyes Blázquez, actor, director y profesor de varias generaciones de granmenses, con sus siete décadas de existencia ya se hubiera retirado; pero un eterno guerrillero como él, defensor de la cultura, jamás se rinde.

Cuentan las personas allegadas, que la laboriosidad, el magisterio y la ayuda permanente a quienes se inician en el teatro, constituyen constantes en su quehacer, como si ese acto de dar y servir a otros fuera una cuestión vital de su existencia.

Muchos le deben a René; no es de extrañar que creadores, instructores de arte y artistas aficionados se le acerquen y le agradezcan por su generosidad y guía, ya sea mientras era metodólogo de teatro en la provincia o director de la Guerrilla de teatreros, proyecto sociocultural comunitario de la provincia cubana de Granma que ha insuflado y lleva el espíritu de entrega hacia los campesinos y habitantes de la Sierra Maestra.

Quizá vean en ese gesto algo natural, y me atrevo a asegurar que el compromiso con esas personas de las serranías surgió muchísimo antes, en plena juventud, cuando por vez primera se asomó a las tablas como aficionado en Bartolomé Masó. Desde entonces no ha parado ni lo hará, mientras le queden fuerzas.

Quien lo ve por las calles o los trillos del monte distingue al hombre sencillo, afable y conversador, no anda con remilgos para decir lo que piensa. Hoy, merece el respeto de los demás por su honestidad y fidelidad a los principios más acendrados del pensamiento martiano.

Con esa misma medida que se ha fraguado a sí mismo también ha educado a sus hijos, y preservado la relación con su compañera de vida. Ella ha sido un pilar importante en todas sus quimeras, y juntos han encaminado a cuatro hijos por la senda de la honradez. En la actualidad, disfruta de los nietos que buscan siempre la compañía del sabio abuelo repleto de historias para contar.

Cree en la amistad, y en lo más puro de los sentimientos humanos, por eso su vocación responde a esa prédica martiana que nos enseña a compartir nuestras virtudes y a no quedarnos solos bajo el manto del egoísmo.

René es un hombre que nunca está solo, aunque sí disfrute de esos momentos de silencio, cuando se dan cita las musas. Le deleita un buen tabaco, una tacita de café e ir de pesca; es fiel a su tierra; corre detrás de sus utopías y sí, sueña, pero con los pies en el suelo; es amante de la vida, de su familia, y del teatro, ese arte que le ha proporcionado desvelos y tanta dicha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .