Tecnología china ayuda a salvar vidas tras sismo en Ecuador

Share Button
Por Xinhua | 21 abril, 2016 |
0

Personal del Servicio Integrado de Seguridad (SIS) ECU 911QUITO.- Una niña de cuatro años de la ciudad portuaria de Manta quedó atrapada bajo los escombros durante ocho horas antes de que fuera rescatada luego de que el sábado un letal terremoto sacudió la costa de Ecuador en el Pacífico.

La niña se encontraba en las últimas cuando fue rescatada, pero todos los hospitales cercanos estaban dañados o sobresaturados como para poder tratarla.

Durante la crisis de emergencia, el equipo de rescate recurrió al sistema ECU911 hecho por expertos chinos y la niña fue transportada en helicóptero militar a un hospital en la ciudad de Guayaquil, en la provincia de Guayas.

La niña ahora está fuera de peligro tras haber sido tratada a tiempo, dijo a Xinhua el ministro de Seguridad y Coordinación, César Navas.

Durante el letal sismo y el período posterior, el sistema de monitoreo y alerta de emergencias de China ECU911 ha ayudado a salvar varias vidas, añadió Navas.

El ECU911, diseñado y construido por China National Electronics Import and Export Corp. (Ceiec), conecta las distintas agencias de seguridad y alivio de desastres de Ecuador, como fuerzas policiales, departamentos de bomberos, transporte, unidades de paramédicos y Cruz Roja, para ayudar a acelerar la respuesta a emergencias mediante un sólo número telefónico, 911, según Wang Fei, director de la filial de Ceiec en Ecuador.

Hasta el martes por la noche, el sismo de magnitud 7,8 en la escala de Richter había dejado 499 muertos en Ecuador, más de 4.027 lesionados y 231 desaparecidos.

ECU911 abarca todo el país a través de 16 centros de mando y control y desempeña un papel clave en la gestión de necesidades de emergencia de las regiones afectadas por el sismo y en la coordinación de las labores de rescate.

ECU911 es un sistema integrado de servicios de policía, videovigilancia con miles de cámaras, GPS, información geográfica y un análisis de inteligente de recursos, entre otras cosas, dijo Wang.

Durante los primeros dos días después del movimiento telúrico, ECU911 manejó al menos 17.888 casos de emergencia.

“Tras el sismo, hemos estado operando al 100 por ciento para ayudar a cubrir las necesidades del país”, dijo Francisco Rolayo, director el Centro ECU911 de Quito.

“Nuestro centro de crisis reagrupa la ayuda a todos los niveles del gobierno para enviar alimentos, materiales de rescate y otras necesidades, además que coordinamos los aviones que se enviarán para ayudar en los esfuerzos de rescate, principalmente en la provincia de Manabi”, dijo Rolayo a Xinhua.

Los centros regionales ECU911 para las áreas afectadas por el sismo como los de Esmeraldas, Portoviejo, Santo Domingo y Machala, también están disponibles para brindar los servicios necesarios, añadió.

Alrededor de 12.000 raciones alimentarias serán enviadas diariamente a las personas afectadas por el terremoto, anunció el martes el secretario de Administración Pública, Pedro Solines.

Organizaciones internacionales y varios países también han activado sus planes de ayuda humanitaria para Ecuador.

El presidente de China, Xi Jinping, envió el lunes un mensaje al presidente Correa. En el mensaje, Xi expresó su pésame a las familias de las víctimas y de los heridos.

La Cruz Roja de China ha brindado 100.000 dólares en efectivo para la ayuda de emergencia a su homóloga ecuatoriana, dijo el martes Hua Chunying, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

El gobierno chino también está elaborando un plan de ayuda humanitaria y brindará imágenes por satélite a Ecuador para apoyar los esfuerzos de rescate, indicó Hua.

En la sede de ECU911, más de veinte técnicos chinos trabajan día y noche para garantizar que este sistema vital funcione bien en este momento crítico.

“Llegaron al centro ECU911 tan pronto como terminó el sismo”, dijo Sixto Heras, director del Departamento de Coordinación de Recursos de ECU911, ” y han estado trabajando con nosotros codo con codo. Estoy bastante conmovido por su valentía. Gracias, mis amigos chinos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *