Thalía nació en el agua

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 15 septiembre, 2018 |
2
FOTO Osviel Castro Medel

El título de estas líneas es una hipérbole; porque se trata de una niña que no nació en una piscina, sino en el Hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo.

Sin embargo, este encabezado refleja la pasión de Thalía de Jesús Joa Fernández por el nado sincronizado, un deporte en el que, con apenas 11 años, ya sabe brillar.

“Nunca le tuve miedo al agua; me encantaba desde pequeñita”, dice ella con una sonrisa cómplice, para luego evocar que se inició en la gimnasia artística, a los seis abriles.

“Pero me dolían mucho los ejercicios de elasticidad y no seguí”, comenta. Fue entonces cuando pasaron por su aula del seminternado 4 de Abril y la captaron para esta disciplina, que muchos llaman hoy también natación artística.

“Al principio fue difícil; era la última en todo”, expresa en un arranque de sinceridad. Sin embargo, en 2016 ya Thalía era designada como suplente del dueto de Granma para concursar en competencias nacionales.

Desde ese momento su progresión ha sido meteórica, al punto que en los pasados Juegos Escolares del país ganó tres medallas de oro (figura, solo y dueto) y estuvo entre las aspirantes a ser la mejor atleta de arte competitivo.

En esa lid, efectuada en Matanzas, sufrió un percance: se le cayó el naricero que impide la entrada del agua mientras se realizan las complejas maniobras dentro de la alberca. Traía el de repuesto en una mano, mas tampoco consiguió ponérselo porque estaba en medio de la presentación. Aun así hizo su rutina de manera excelente y los jueces tuvieron que inclinarse ante ella.

El botín de esta pequeña, atesorado en su casa de la calle Cisneros, se completa con otros cuatro metales dorados y uno de plata, conquistados en copas pioneriles y en los Escolares del año anterior.

Sus padres, Yelaine y Jesús, viven muy orgullosos de esas cosechas, aunque reconocen que los sacrificios son grandes por el rigor de los entrenamientos, los cuales, en ocasiones, incluyen sesiones nocturnas.

“Entreno por la mañana hasta las 11 en la piscina del Vicente (se refiere al Complejo Deportivo Vicente Quesada), luego doy clases en la sala 12 de Enero, hasta las 5:00 de la tarde.  Cuando hay competencias nos preparan desde las 6:00 de la tarde hasta las 8:00 de la noche”, cuenta.

A pesar de las duras exigencias de su actual profesora, Yusmilka Chirinos, Thalía siempre tiene palabras de agradecimiento para ella y todas las demás que han influido en su carrera: Isabel (Chavela), Anaís, Arletis, Lidia, Yennis y Mariolis.

Ahora esta muchachita, nacida el 12 de mayo de 2007, amante de los juegos con sus amigos, sueña llegar al equipo nacional, algo perfectamente posible, porque su talento va más allá de las olas invisibles que a veces surgen en cualquier deporte.

FOTO Osviel Castro Medel

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. bravo por la ejecucion y el interes de una joven con ese deseo de seguir adelante con su carrera, ademas de tener valentia y de cumplir sus metas, es importante que cada joven a esa edad tenga la misma señal y que los padres con el mismo espiritu encaminen a sus hijos a desprenderse solo en lo que quieren. sigue adelante y tendras muchos logros.

  2. Estamos en presencia de la atleta más talentosa de la Natación Artística en Cuba en estos momentos, dominar sin problemas el trabajo de la figura y el solo, demuestra sus habilidades en el agua y el arte para competir. Thalía tiene en sus manos el futuro de este deporte en Granma y en Cuba. Muchas felicidades para tí, para tus profesores y para tus padres.