Toman medidas en Granma para distribuir alimentos de alta demanda (+ audios)

Share Button
Por Zuleidis Gutiérrez Quiala | 29 mayo, 2019 |
0
La carne de cerdo es uno de los productos afectados con mayor demanda en los mercados / FOTO Rafael Martínez Arias

A partir del recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos a Cuba, y la reciente aplicación del título III de la Ley Helms-Burton, el país vive una coyuntura compleja de tensiones financieras y búsqueda de nuevos, costosos y distantes mercados y suministradores, algunos de los cuales han incumplido sus pactos comerciales con la Isla, mientras otros permanecen atados a sanciones del gobierno norteamericano. 

Tal problemática atenta contra la soberanía y el desarrollo económico de la nación y afecta los niveles de disponibilidad de recursos de primera necesidad, incluyendo alimentos, por ese motivo en todas las provincias se han trazado una serie de medidas dirigidas a distribuir de manera justa y racional estos productos.

Harold López Teira/ FOTO Rafael Martínez Arias

En Granma se implementan acciones, donde destacan el impulso al aumento de las producciones agropecuarias, el fomento de los encadenamientos productivos con la industria alimentaria, la puesta en práctica de alternativas en la elaboración de alimentos y los recorridos por autoridades políticas y gubernamentales del territorio a los mercados  para evaluar el sistema que se implementa en esas unidades para lograr una venta equilibrada, así lo comentó en entrevista Harold Pérez Teira, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial.

Ante la realidad de que la demanda supera la oferta, en Granma se ha regulado la comercialización de productos de alto consumo como el arroz, la carne de pollo y de cerdo, con el fin de lograr una distribución justa y racional, sobre el tema comenta Harold Pérez Teira vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial.

Ante la situación existente en el país y las limitaciones para obtener productos de primera necesidad, es vital tomar medidas para regular la venta de renglones básicos en los mercados industriales e ideal, con el fin, además, de evitar el acaparamiento.

También se hace necesario evaluar alternativas que alivien las tensiones provocadas por la escasez, potenciar los  programas de producción de alimentos y dar un uso más eficiente a los centros de elaboración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *