Tony, el taxista manzanillero

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 29 junio, 2016 |
0

100_3791

MANZANILLO.- El manzanillero Antonio Verdecia Parra llegó a la antigua Empresa Provincial de Autos en 1985 y en ese colectivo labró en varios departamentos.

Desde hace una década, Tony, como le llaman familiares, amigos y compañeros, es chofer de taxis en la ciudad del Golfo de Guacanayabo, oficio que considera muy noble por la repercusión social en sectores tan sensibles como el de Salud Pública.

“Uno llega a consolidar una amistad con los pacientes que cuando por algún motivo fallecen lo lamentamos como un familiar cercano.”

“Es una labor muy linda trabajar en el programa de atención a personas con problemas renales, para las cuales no tenemos hora ni día en la semana. El bienestar, sonrisa y el agradecimiento de ellos junto al agradecimiento de la familia gratifican cualquier situación que se pueda presentar.”

¿Qué ha significado para usted este oficio?
“Yo nunca pensé desempeñarme como taxista, pues siempre trabajé en otros departamentos. Se me dio la oportunidad y aquí estoy: muy feliz porque contribuyo a la satisfacción de muchas personas que precisan de nuestros servicios.”

“Nosotros laboramos por el sistema de arrendamiento: pagamos una tarifa al recoger los carros y marchamos hacia las piqueras de los hospitales provinciales de la ciudad. Depende de la cantidad de combustible que nos entreguen. Doy entre siete y ocho viajes en la piquera del Materno Fe del Valle.”

Me comentaron que usted es uno de los taxistas más destacados del municipio…
“Realmente eso me llena de satisfacción pero es una distinción compartida, pues esta labor no es solo mía, necesito del apoyo de mecánicos, especialistas de servicios. Es un quehacer mancomunado pues todos tenemos el empeño de ofrecer un servicio de calidad y eficiencia al pueblo.”

100_3792

¿Qué compromisos asume como transportista?
“Trabajar cada día con mayor profesionalidad para reducir el número de insatisfacciones, cuidar la técnica, combatir las ilegalidades, delitos y la corrupción y, sobre todo, empeñarse cada amanecer por la alegría de quienes acuden a nuestro llamado.”

Ya no hay tiempo para más conversación. Antonio Verdecia Parra se ubica detrás del timón de su carro marcado con el número 1209 y se va perdiendo a la vista a lo largo de la avenida Primero de Mayo.

Alguien llama y espera por Tony, el taxista manzanillero.

100_3802
Antonio Verdecia Parra es un taxista destacado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *