Trabajan por mantener la higiene de los alimentos

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 29 julio, 2019 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Mantener en la etapa estival la inocuidad de los alimentos es una irrevocable exigencia de las autoridades sanitarias de la provincia de Granma, por resultar una forma de conservar la salud de la población.
La inocuidad alimentaria se refiere a las condiciones y prácticas que preservan la calidad de los alimentos para prevenir la contaminación y las enfermedades transmitidas por el consumo de estos.

Las elevadas temperaturas, la alta concentración de personas en áreas públicas y la actual
situación en las condiciones estructurales, de equipos, utensilios, envases y conservación en los centros de elaboración de la Gastronomía, y las condiciones que provocan incumplimientos de normas en la transportación de sus producciones, gravitan negativamente sobre el referido aspecto.

La información ofrecida por el Centro provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, señala como otras situaciones negativas la falta de equipos suficientes de refrigeración, elaboración de alimentos con carencias de adecuados equipamientos, manipulación deficiente en las instalaciones gastronómicas, y reiteradas indisciplinas en la conducta de trabajo para estas actividades, como manipular los vasos, cucharas y cuchillos por la parte donde se ponen en contacto con la boca.

Igualmente apunta a las deterioradas estructurales de las instalaciones de la Empresa
provincial de la Industria Alimentaria, principalmente en las dulcerías, donde se elaboran
productos de repostería de alto riesgo epidemiológico como los dulces con merengues y
cremas, utilizando todo tipo de envases, violándose las normas higiénicas existentes.

La nota hace referencia también a la falta de una fuente segura para la adquisición de la
materia para elaborar los productos de los Trabajadores por Cuenta Propia (TPCP), quienes, además, en ocasiones expenden de forma ambulatoria mariscos, ostiones y productos de repostería con natilla, cremas, pizas…, lo cual está prohibido en las regulaciones sanitarias.

Como una forma de defender los intereses e indicadores higiénico – sanitarios la entidad de salud, a través de la Inspección Sanitaria Estatal, en los primeros cinco meses del año, realizó 26 mil 437 inspecciones a centros de elaboración, expendio, almacenamiento, distribución y consumo de alimentos, incluyendo a los TPCP, y aplicó dos mil 837 multas, además de cinco mil 48 acciones sanitarias como paralizaciones a servicios de ventas, procesos de elaboración, almacenamiento y transporte; retiros de Licencias sanitarias; medidas de prohibición a materias primas, aditivos alimentarios, equipos y utensilios.

Asimismo se realizan acciones de retención, dictámenes sanitarios y decomisos de alimentos y materias primas; además de dos remisiones a los Tribunales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *