Transporte en Granma: realidades y perspectivas

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 27 julio, 2015 |
0
Transporte, Granma
En la ciudad de Bayamo funciona, como promedio diario, una decena de esos medios, encargados de cubrir 14 rutas / FOTO Luis Carlos Palacios

Ana Irma asegura que aunque viajaba todos los días, no llegó tarde ni una vez a su trabajo mientras vivió en La Aplastada, intramontano barrio del municipio de Guisa, en cuyo centro urbano laboró hasta su jubilación en 2007.

En aquellos años -de la década de los años 70 y primeros de la siguiente del siglo anterior- tres veces en cada jornada: por la mañana, al mediodía y por la tarde, una guagua subía a Palma del Perro. Más o menos igual sucedía en otras rutas de la montaña: El Raudal, Victorino, Ortega; para Bayamo salía una cada 10 o 15 minutos, recuerda Ana Irma, residente en Santa Rita, Jiguaní, desde 1982.

Hoy son solo tres los viajes de ómnibus Guisa-Bayamo programados y para lugares en la serranía, dos fijos y cinco con frecuencias alternas, manifiesta Ernesto Tamayo, técnico de la Unidad Empresarial de Base de Transporte en la localidad.

Lo reseñado es muestra del impacto recibido por el transporte público en Cuba, al derrumbarse el socialismo en  Europa del Este y la Unión Soviética, a principios de la década de los años 90 del siglo precedente, con los cuales nuestro país realizaba la mayor parte de su comercio exterior, a precios diferenciados.

El suceso no solo frenó el avance de ese sector en esta provincia, sino que lo hizo retroceder, proceso que se revierte hace algún tiempo, distante aún de llegar al punto de satisfacer todas las necesidades.

“Pésimo”, “malo”, “malísimo”, “desorganizado”, califican el servicio de transporte público urbano, intermunicipal, interprovincial y ferroviario, los granmenses que pasan desde muchos minutos, hasta horas, en paradas, terminales y los denominados puntos de embarque de personal, para trasladarse de un lugar a otro.

Manuel Santiago Sobrino Martínez, presidente de la Asamblea provincial del Poder Popular, precisa que en el territorio viajan diariamente unas 150 mil personas, de ellas solo alrededor del 20 por ciento lo hace en vehículos estatales; las demás en medios particulares, criticados por los elevados precios del pasaje, correr demasiado, regatear  en las vías, falta de confort en los carros y de delicadeza en el trato a los viajeros. Claro, hay excepciones.

Leonardo Labrada, director de la Empresa provincial integral de Transporte,  puntualiza que su entidad posee 237 ómnibus, de estos funcionan como promedio 113. De las 213 rutas existentes  están activas 167, con frecuencias  diarias, alternas, semanal, quincenal y una vez al mes; inactivas 46.

SERVICIO URBANO

No obstante la incorporación en los últimos años de guaguas Busscar, Yutong y Diana al servicio de transporte local, sus recorridos son bastante espaciados.

En la ciudad de Bayamo funciona, como promedio diario, una decena de esos medios, encargados de cubrir 14 rutas. Para que su paso por los puntos establecidos sea cada 10 minutos, hacen falta 110 guaguas. En Manzanillo, el panorama es similar.

EN LAS MONTAÑAS

Cerca de una cuarta parte de la extensión de Granma es montañosa, donde unas 82 mil personas siembran café, árboles, crían animales y tejen sueños.

Las zonas situadas por encima de la cota 18 se encuentran dentro del Plan Turquino, cuyo propósito es lograr su desarrollo integral y sostenible, conjugando armónicamente los requerimientos productivos con el progreso social, la conservación de la naturaleza y el fortalecimiento de la defensa de la nación.

En este territorio suroriental integran ese programa los municipios de Guisa, Bartolomé Masó, Buey Arriba, Campechuela,  Media Luna y Pilón, en los que hay “aprobadas 67 rutas, de las cuales 25 reciben servicio semanal, una de forma quincenal y dos una vez al mes. El resto tiene frecuencia de dos a cuatro veces por semana”, expone Harold Pérez Silveira, vicepresidente del  Consejo de la Administración de la Asamblea provincial del Poder Popular.

A la transportación de pasajeros en esos sitios están destinados 32 viejos vehículos, de estos trabaja un promedio de 19.

“Ese es uno de los servicios que genera desfavorables estados de opinión, y lo entendemos, porque cuando los residentes en las montañas viajan al llano lo hacen por necesidad”, acota Pérez Silveira.

DESCARRILADO

Para ilustrar que algo marcha bien, se dice: está sobre rieles, expresión no aplicable a la transportación de pasajeros aquí, pues desde hace tiempo dejó de ser noticia la cancelación de trenes locales, ascendentes a 823 en el primer semestre de 2014, la mayor parte debido a falta de locomotoras.

PRECIOS DE PASAJES

La mayoría de quienes viajan, de manera frecuente en las guaguas Diana, consideran elevado el precio del pasaje, que es un peso, y abusivo el de los porteadores privados.

Daniel Silveira, director provincial de Finanzas y Precios, manifiesta al respecto: “En la transportación de pasajeros se aplica la Resolución 20 de 1998, que fija la tarifa de 0.20 centavos para el servicio urbano, ejemplo, los ómnibus Yutong que circulan en Bayamo y Manzanillo. En cuanto a los ómnibus Diana y semiómnibus, se aplica la Resolución 387 del 2013, del Ministerio de Finanzas y Precios, que establece el cobro de un peso en el transporte local, dos pesos hasta 39 kilómetros, tres pesos de 39 a 65 kilómetros y 0.069 centavos cuando sobrepasa los 65 kilómetros”.

En cuanto a los transportistas particulares, dice que los rigen la oferta y la demanda, calificada por la población como el que oferta manda y puesto de acuerdo (los conductores) para fijar precios, que insisten los consideran abusivos.

Silveira reconoce que el incremento de los medios estatales de transporte es la vía para obligar a los privados a bajar sus concertadas tarifas.

Mientras, la población estima que el Estado puede regular los precios, máxime cuando en la práctica es su abastecedor de combustible, sin cobrarlo, corroborado por las bajísimas ventas en los servicentros.

Sonia Virgen Pérez Mojena, primera secretaria del Partido en la provincia, expone que debe incrementarse la exigencia a los transportistas que andan a exceso de velocidad, de pasajeros o carga, y estudiar cuanta variante sea factible para mitigar la situación de la transportación.

PERSPECTIVAS

Sobrino Martínez  transmite un alentador soplo, al informar que llegaron a la provincia 20 ómnibus nuevos,  para incorporarlos al servicio de transporte rural, y el plan de la economía incluye la suma de otros en el actual y venideros años.

Como publicó este semanario hace algún tiempo, el transporte en Granma se mueve, pero a pasos lentos, por razones conocidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .