Transporte público: pasito a pasito

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 24 abril, 2018 |
2
En la actualidad circulan en Granma 119 ómnibus Diana Foto/Rafael Martínez Arias

Pasadas las 7:00 de la mañana de este 19 de abril,  Alexánder Riverón y Yolanda Reyna dieron a conocer, mediante Radio Ciudad Monumento, las salidas de ómnibus realizadas hasta esa hora de las terminales números uno y dos, en Bayamo, y las programadas durante el resto del día, que sumaron más de medio centenar.

Ni Alexánder ni Yolanda informaron viajes cancelados, aunque no es descartable que sucediera.

Sí, lo hizo Deisy Tornés, al reportar desde la estación ferroviaria, también en la capital granmense, que el tren Bayamo-Manzanillo salió a las 5:55 a.m., y retornaría a su origen a las 12:40 p.m.

El que corre de Grito de Yara, en Río Cauto, a Bayamo, “llega a las 8:50 a.m.,  y el de Santiago-Manzanillo y Bayamo-Guamo, se encuentran anulados”.

Otro Alexánder (Aguilar López) poeta y escritor que viaja con frecuencia de Bayamo a Guisa, y viceversa, al preguntarle su opinión sobre el servicio de transporte público entre dichas ciudades, responde: “Más o menos”, y cuenta que un sábado reciente llamó por teléfono a la terminal número uno a preguntar sobre próximos viajes, le informaron que efectuarían dos, fue y no salió ninguno.

En cuanto al ferroviario, el colega Yelandi Milanés, residente en Veguitas, Yara, asegura que no se puede contar con él, pues un día circulan trenes y otros no.

Juan Farrell Villa, por su parte, renunció a utilizarlo, “porque a veces no hay locomotoras y el funcionamiento de los ómnibus ha mejorado”.

Otras opiniones sobre el tema, recibidas por el equipo de opinión del pueblo del Comité provincial del Partido, plantean:en Cauto Cristo no hay servicio de transporte al asentamiento Papi Lastre; en Jiguaní el transporte sigue pésimo para Charco Redondo; las guaguas en Bayamo están malas, te pasas horas en la parada  esperando.

En Yara es inestable el transporte para los consejos populares; la guagua de El Remate, en Manzanillo, no es sistemática, la viven afectando cada vez que el municipio la necesita; un ómnibus para la ruta de General Benítez no da abasto; la guagua de Las Mercedes, en  Bartolomé Masó, no trabaja los fines de semana.

REANIMACIÓN PAULATINA

Un frenazo de todos sus neumáticos significó para el sector del Transporte, en general, y el de pasajeros, en particular, el impacto del período especial, decretado a principios de la década del 90 del siglo anterior, al derrumbarse el socialismo en los países de Europa Oriental, con los cuales Cuba realizaba cerca del 85 por ciento de su comercio exterior, a precios justos.

Su recuperación comenzó hace varios años, pero por su elevado costo no es a la velocidad deseada.

En fecha no muy lejana, septiembre de 2014, Yisley Reyna Fonseca, quien se encontraba al volante de la Empresa integral de Transporte Granma (Epitg), declaró a este semanario lo siguiente: “Para los servicios de transporte público urbano, sub-urbano (a poblados  cercanos a cabeceras municipales), interurbano (también denominado intermunicipal), rural y de montaña, la entidad contaba con 237 ómnibus.

De esos equipos, precisó, funcionaban, como promedio diario, 114 o 115, cuatro estaban en proceso de traslado para otras empresas y 36 propuestos para darles de baja por su gran deterioro y ser algunos de líneas muertas, que ya no se fabrican. Esa realidad determinó que la cifra de personas transportadas durante 2013 fuera poco más de 24 millones.

En ese momento, la Epitg tenía pendientes de solución 174 planteamientos formulados por electores en las circunscripciones, la mayor parte sobre apertura de nuevas rutas, extensiones de algunas de las existentes e incremento de viajes.

Por ejemplo, en Bayamo, solicitaban restablecer las rutas hacia la comunidad William Soler, El Dátil, Barranca, El Entronque de Bueycito; en los demás municipios, reponer las de los servicios rural y de montaña, en la que había  65 rutas y nada más le llegaba a 28.

Esos reclamos ya están satisfechos.

LAS DIANA DAN EN EL BLANCO

En los primeros días de 2014 comenzaron a rodar los primeros ómnibus Diana llegados a esta provincia, 20 en total; 10 fueron asignados a Bayamo, seis a Manzanillo, dos a Niquero, uno a Pilón y otro a Bartolomé Masó, destinados a cubrir rutas urbanas.

Ahora circulan en el territorio granmense 119 Dianas,  distribuidas en los servicios urbanos en Bayamo y Manzanillo, suburbano e intermunicipal, dice Sergio Salgado León, subdirector de operaciones de la Epitg.

Se les suman, añade el directivo, cuatro  guaguas Yutong, en el servicio local de Bayamo y tres en Manzanillo,  siete tren-bus y los carros que laboran en las zonas montañosas de la provincia,  de los cuales 21 son semiómnibus Kamaz, recibidos en 2017.

Resultado de ese paulatino mejoramiento del parque de vehículos es la transportación, en 2017, de casi 38 millones de personas, 12 millones más que hace cuatro años.

En 2017 los medios de transporte que en Granma cubren las rutas en las montañas, transportaron más de dos millones de pasajeros/  FOTO Rafael Martínez Ariastransporte

Respecto al Plan turquino, Salgado León destaca el restablecer 19 y así cubrir las 79 existentes en las montañas, con diferentes frecuencias de viajes.

MEDIO VIAJE DE TRENES

En el caso del ferrocarril, el servicio de pasajeros no despega, trabajo le cuesta hasta romper la inercia.

Los coche-motor, en los que se cifraron grandes esperanzas, “dan medio viaje, si llegan al punto de destino, hay que remolcarlos para traerlos al de origen”, comentó Adel Yzquiero Rodríguez,  ministro de Transporte de Cuba, durante una reciente visita a Granma.

El funcionamiento de los coche-motor es inestable FOTO/Orlando Fombellida Claro

PERSPECTIVAS

¿Con el progreso logrado se satisfacen todas las necesidades de la población en cuanto a trasladarse en medios de transporte público?

No. Los más de 37 millones de pasajeros trasladados el año precedente en vehículos de la Epitg representan,  como se hizo notar, avance con respecto a períodos de 12 meses bastante recientes, pero no es siquiera la mitad  de la cifra de viajeros  transportados en la década de los años 80 del siglo XX.

La parada -mejor dicho la meta- está aún distante, pero las perspectivas para llegar a esta son alentadoras, pues, al decir de Leonardo Labrada Mesa, director de la Epitg, para este año está planificada la entrada de 26 Dianas y 22 semiómnibus para el Plan Turquino.

Pasito a pasito, kilómetro a kilómetro, el transporte, urbano, suburbano e intermunicipal, enrumba en Granma  hacia adelante.

De proseguir así, quizás llegue el día en que, al escribir sobre el asunto, no sea procedente citar la siguiente estampa publicada hace bastante tiempo en la revista Bohemia por el colega Eladio Secades:

“La guagua es una calamidad necesaria. Montar en ella es una escuela nacional de sobresaltos. No se sabe si viene. Si viene, no se sabe si para. Si para, no se sabe si cabe. Si cabe, uno no sabe si podrá llegar”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Muy buen escrito, felicidades, hay que añadir que en todas las provincias de Cuba, excepto en la Habana, no se cuenta con fregadero para coches de FCC y los CB 10 que llegaron no hace ni 3 años ya parecen coches de la 2da guerra mundial, sin preservo, se estan picando sus latas, y con respecto a los motores, parece que no se ha superado el deficit que tienen los equipos rusos en cuanto a tropicalizarlos, si Cuba es un pais caluroso, ahora con el cambio climatica mas aún, y la zona oriental del pais, mucho más caliente. Volvemos a chocar con la misma piedra y todo por no ver mas allá.

  2. Nuestros artículos periodísticos siguen siendo supercomplacientes, siempre estamos hablando solo de lo bueno y nunca con juicios críticos de lo que abordamos, el ferrocarril es un desastre, los trenes nunca circulan, cuando lo hacen es con tremenda suciedad, sin luces, en la madrugada o en la tarde noche, los asientos de los colches parece que los hicieron para que nadie sienta deseos de viajar en ellos, las ventanillas clausuradas para que se sienta con más fuerza el clima, los coches motores no se dice en el trabajo periodístico si son de mala calidad o que no los manipulamos bien por falta de destreza o por falta de preparación y por eso se rompen, nos entra guaguas nuevas y no las ciudamos, ni los usuarios ni los que las conducen, ni los que deben exigir por su mantenimiento, seguirán entrando dianas y les daremos pronto bajas a las primeras que recibimos, porque el techo se va deteriorando y ni una pinturita le proporcionamos, antes había reparadoras de omnibus en Bayamo y parece que ya no hacen falta, decimos que las marcas de guagua ya no se producen, pero los camiones particulares circulan con equipos superviejos, remotorizados con piezas estatales y las de la empresa estatal no se pueden reparar, esta incognita nadie se la explica, creo que no hemos asumido los cambios a los que nos llamó el Comandante en Jefe, ni en la prensa ni en el empresariado, así nunca vamos a construir la sociedad nueva de la que nos habló el Che.