Tras los pasos de un fantasma (+audio y video)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 22 marzo, 2019 |
0

El grupo de meteorología aplicada perteneciente al Centro meteorológico de Granma realiza una vigilancia extrema al fenómeno de la sequía y trabaja en la alerta temprana del mismo.

Estas acciones se derivan de un proyecto de resilencia a la sequía  en las comunidades y capacidades  de gestión de riesgo  de desastre a nivel local del cual la unidad científico técnica forma parte.

“El proyecto tiene varias entidades que forman parte de él. A nosotros nos toca elaborar un instrumento  que permita a directivos del territorio, productores y centros de riesgo municipal y provincial  recibir a tiempo esta información para  que puedan adoptar las medidas necesarias para preparar y aminorar los daños que esta ocasiona”, explicó  Rubiel Tapia García, máster en Ciencias y especialista en meteorología.

A raíz de esta información generan una serie de boletines digitales especializados para productores, pobladores o decisores del territorio sobre el estado del clima y la sequía, así como sus perspectivas.

La elaboración de este instrumento informativo está precedida por una vigilancia  mensual de este fenómeno que comprende el estado de los embalses, la situación de las precipitaciones, los déficit y excesos, los acumulados de precipitaciones y el estado de la sequía como tal e incluimos  además perspectivas climáticas durante uno, dos y tres meses y características que van a definir los periodos más y menos lluviosos.

El proyecto incorpora tres municipios de Granma que por sus características  históricamente ha sufrido los daños de la sequía, que son Pilón, Jiguaní y Río Cauto.

La frecuencia de esta información para decisores  y gestores es mensual, y para los productores es cada diez días. La vista para estos últimos incluye comportamiento de precipitaciones, estado de los embalses, sanidad vegetal, perspectivas agroclimáticas, clima, contaminación y pronóstico para los cinco días…cuestiones de interés para desarrollar sus cultivos.

Sobre el impacto de esta herramienta, comentó Tapia García: “Creo que todo lo que se está haciendo  a nivel de los productos que están surgiendo en investigaciones, trabajos científicos y maestrías es primordial para enfrentar el cambio climático.”

Entre las perspectivas de trabajo perfilan la incorporación de condiciones bioclimáticas. Aquí valoramos dos variables la temperatura efectiva y la efectiva equivalente, más bien dirigida a la sensación  térmica,  a lo que percibe el ser humano y en función de relacionar variables meteorológicas  con enfermedades que afectan a la población de conjunto con salud pública.

El boletín comenzó a partir del 2018 aunque en el último trimestre  de 2017 se hicieron pruebas en el taller.

La causa principal de toda sequía es la falta de lluvias o precipitaciones, este fenómeno se denomina sequía meteorológica y si perdura, deriva en una sequía hidrológica caracterizada por la desigualdad entre la disponibilidad natural de agua y las demandas naturales de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *