Traspié en la selva de los Tigres

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 12 noviembre, 2016 |
0
El refuerzo mayabequense Dennis Laza despertó a la ofensiva, al batear de 8-5 en los dos primeros encuentros en el Cepero / Foto Rafael Martínez Arias
El refuerzo mayabequense Dennis Laza despertó a la ofensiva, al batear de 8-5 en los dos primeros encuentros en el Cepero / Foto Rafael Martínez Arias

Par de reveses ante la selección de Ciego de Ávila, cortaron el ímpetu de Granma, que este viernes intentaba burlar la escoba en el cierre de los terceros duelos del torneo élite, en la LVI Serie nacional de béisbol.

De este modo, los Alazanes dejaron en ocho la cadena de compromisos ganados, que incluyó los dos primeros de este segmento, cuando vencieron a Villa Clara y Camagüey, siempre 2-1.

Precisamente, fueron los Toros sus últimos verdugos, entre el 8 y el 10 de septiembre pasado, en medio de la etapa clasificatoria de 45 partidos. Sin embargo, salvaron la honrilla en la visita a predios camagüeyanos, para salir del peor momento (cinco derrotas al hilo) en lo que va de contienda.

Desde entonces, la tropa de Carlos Martí Santos no perdía un cotejo, incluso tomó desquite de los agramontinos. Por eso, las dos derrotas frente a los Tigres confirman lo incómodo que se les han tornado en las últimas campañas, y esta no es la excepción.

Una solitaria victoria en cinco presentaciones habían conseguido los granmenses en la actual temporada frente a los vigentes campeones, sin contar el desafío de ayer. Además, de las ocho subseries que celebraron en casa durante el tramo inicial, cedieron únicamente ante los avileños.

Sin duda, este resultado parcial ratifica el dominio ejercido por los alumnos de Roger Machado en las más recientes ediciones de los clásicos domésticos. Y aunque no debe obviarse que ambos fracasos fueron con marcadores cerrados (6×7 y 3×4), son derrotas al fin.

De todas maneras, la incursión de los Alazanes por la selva de los Tigres, el parque José Ramón Cepero, deja algunas enseñanzas para atletas y entrenadores en el afán de revertir una situación que se antoja más que complicada.

Para aspirar al triunfo sobre un equipo, que en su plantilla parece ligeramente inferior al de las dos series precedentes, hay que jugar fino y con un margen mínimo de error, porque en el deporte –como en muchos ámbitos de la vida- no siempre gana el mejor, sino el que menos se equivoque.

Tampoco debe olvidarse que de agarrar un boleto para los play off, avileños y matanceros ya lanzaron su candidatura, y será determinante llegar a esa instancia con armas suficientes para enfrentar a rivales que se perfilan como favoritos a la discusión del título.

EN ZONA DE CLASIFICACIÓN

A pesar del traspié en predios avileños, los Alazanes (31-22) se mantenían en el tercer puesto de la tabla, por encima de los Azucareros villaclareños (30-22), los Cachorros holguineros (28-25) y los Toros (27-26), aunque se alejaron peligrosamente de sus contrarios de turno (35-17), ocupantes del segundo puesto; mientras los Cocodrilos (47-6), punteros desde el mismo arranque, rompieron la racha adversa de tres fracasos consecutivos.

Desde mañana, reciben en el Mártires de Barbados a los yumurinos, quienes no estarán acompañados en el terreno por su mentor Víctor Mesa, y luego hospedarán a sus vecinos holguineros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *