Travesía hacia la libertad

Share Button
Por Danelia Acosta Brizuela | 2 diciembre, 2015 |
0

GranmaComo si fuera poco que en tierras granmenses naciera la Revolución Cubana quiso el destino que otra página gloriosa de la historia de la nación se tejiera entre los mangles de Los Cayuelos, el 2 de diciembre de 1956.

Rumbo a la Mayor de las Antillas, 82 jóvenes con un mismo sueño salieron de Tuxpan, México, el domingo 25 de noviembre, en el yate Granma, pequeña embarcación diseñada para solo 20 personas, la cual portaba, además, las provisiones necesarias.

Tras intensas jornadas de navegación debido a  las inclemencias del tiempo, fuera de la fecha fijada, Fidel Castro y sus hombres (en su mayoría menores de 27 años) desembarcaron por la costa sur de Granma, en un punto cercano a playa Las Coloradas, en el municipio de Niquero.

Se enfrentaban a un paisaje totalmente desconocido, cenagoso e inhóspito; una espesa franja de manglares era el nuevo obstáculo a superar por los expedicionarios antes de llegar a las montañas, y continuar, desde allí, la lucha contra la tiranía.

Cada paso de avance exigía un esfuerzo sobrehumano y significaba una victoria contra la incertidumbre, la tupida vegetación, las voraces plagas de jejenes y mosquitos y el fango pestilente .

Luego de tres días de caminata, fatigados, los revolucionarios llegaron a un lugar conocido como Alegría de Pío, donde fueron sorprendidos por las tropas enemigas, produciéndose el primer enfrentamiento entre ambos bandos.

Los cubanos se dispersaron en varias direcciones, algunos de ellos fueron capturados y asesinados; otros, ayudados por los campesinos de la Sierra Maestra, lograron romper el cerco y reagruparse para formar el núcleo del posterior Ejército Rebelde, devenido más tarde en las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Al cumplirse este miércoles 59 años de aquella epopeya, los manglares ya no son tan impenetrables para los 82 jóvenes, 70 de Granma y 10 de la provincia de Holguín, quienes reeditarán de manera simbólica el desembarco, por el mismo sitio que se produjera antaño.

Desde las frías aguas del mar, orgullosos de revivir la hazaña, los nuevos timoneles que descenderán del barco que simula al glorioso Yate, recorrerán un puente de hormigón de más de mil 520 metros hasta la explanada del Monumento Portada de la Libertad, para asistir a una singular ceremonia político-cultural.

Entre alegrías y emociones algunos bisoños recibirán el carné de militante de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .